Josep Bou, candidato del PPC a la alcaldía de Barcelona el 26-M, frente a la sede del partido en la calle Comte d'Urgell.
Josep Bou, candidato del PPC a la alcaldía de Barcelona el 26-M, frente a la sede del partido en la calle Comte d'Urgell. MIQUEL TAVERNA

Josep Bou (1955) no tiene carné del PP pero es la apuesta del partido y la personal de su líder, Pablo Casado, para la alcaldía de Barcelona. Quiere imprimir su saber empresarial en el ayuntamiento para mejorar los indicadores económicos, atajar la inseguridad y «desalojar al separatismo y el populismo».

¿Cómo enfoca un empresario su primera campaña política?
Llevamos cuatro meses y medio de trabajo pateando barrios y escuchando lo que quieren y desean los ciudadanos, siendo capaces de escuchar a la gente de Barcelona, que es lo que no ha hecho Ada Colau en estos cuatro años. En el PP de Barcelona tenemos una trayectoria clara y seguiremos con ella, para nosotros no hay ningún cambio. Nuestro criterio es muy sencillo y tiene cuatro pilares: la seguridad, la vivienda, la movilidad y la empresa y el crecimiento económico. Y esto no lo modificaremos por nada.

Afirma que pretende despolitizar el ayuntamiento.
Sí. Porque los que han estado hasta ahora (Colau) han tenido pinceladas políticas muy sectarias. Cuando la alcaldesa coloca un lazo amarillo en el ayuntamiento lo pone para el 5% de los barceloneses y eso no puede ser. Nosotros gobernaremos para todos los ciudadanos.

¿Con usted no habrá, entonces, guerra de banderas en la fachada del consistorio?
Creo que las banderas han de estar únicamente en los mástiles. Cuando se extienden en balcones o ventanas ocurre que uno pone una y otro pone otra. La bandera de España, que tiene que estar en un mástil, creo yo, es la de todos y la estelada es de una porción de catalanes. Por lo que no hay que hablar ni un segundo más de banderas. Ahora lo estamos haciendo porque no sabemos ni lo que somos. Estamos muy perdidos.

¿Qué mensaje económico quiere lanzar a la ciudadanía?
La economía es lo que hace feliz a la gente, no la política. Estamos hablando de un 10% de paro en Barcelona y el PP propone bajarlo cuatro puntos hasta el 6%. Es algo muy necesario para la ciudad. La intervención de cualquier historia política en el mundo económico es un error. Hay que dejar que se desarrolle y que tribute y contribuya. Pero no mediatizarla desde los poderes públicos. Cada vez que se ha intentado ha sido un fiasco.

¿Cómo se recuperan las empresas que se han ido de Cataluña?
Esto no es nada fácil pero si alguien puede hacerlo soy yo. Porque las empresas no se han ido. Han sido expulsadas. Un empresario catalán no se va de Cataluña porque es de aquí. Precisamos una Barcelona tranquila, contenta, relajada y sin procés. Que no sea eso que dice Quim Torra de «la capital de la república catalana». Ni lo que dice Ernest Maragall: «La punta de lanza del independentismo». Esto no va a ningún sitio. Lo que hace es enfrentar y dividir. Y el PP está para hacer la labor que ha hecho siempre cuando ha gobernado.

¿Qué opinión le merece la gestión de las terrazas y la turística del gobierno de Colau?
En estos cuatro meses en los que me he paseado por los barrios me he encontrado con bares que tenían 12 mesas y que ahora se han quedado en cuatro ¿Y por qué? Por su idea de intervenir en la economía. Lo de Colau con las terrazas ha sido puro antojo. Y ha perjudicado enormemente a todos estos negocios. En cuanto a los pisos turísticos legales hay que controlarlos y los que no lo son legalizarlos y no acrecentarlos más. Aportan un turismo que está bien pero que es de baguete y coca cola, poco más. Se nos ha ido el Four Seasons, otros 11 hoteles por una moratoria terrible y con el PEUAT les quitan aforo. Hasta ahora, todo lo visto es negativo.

Aboga por la creación de un grupo de 500 guardias urbanos de acción inmediata ¿Son su apuesta para acabar con los narcopisos, el top manta y la inseguridad en el Raval?
Es que la seguridad es el primer problema que tiene Barcelona. ¿Y por qué? Por la falta de voluntad política de la alcaldesa. La Guardia Urbana en estos momentos está desarmada moralmente. Por lo que hay un problema muy grave de dejadez de Colau, a la que creo que no le gustan los uniformes. Estos 500 agentes harían binomios de proximidad en los puntos calientes de la ciudad. Actuarían cuando se produjeran aglomeraciones. 30 o 40 personas no pueden cortar la Meridiana como hemos visto. Nadie les quitará el derecho a manifestarse pero se irán a la acera. Se ha de dar una imagen muy clara. No se puede venir a Barcelona y dar una patada a una puerta o extender una manta. Esto se ha terminado. Pero hay que tener voluntad política y no esperar votos.

Las encuestas dan como posible ganador a Ernest Maragall (ERC).
Que se gane no quiere decir que se gobierne. Habrá que llegar a acuerdos después de las elecciones. Pero tenemos muy claro que ERC y Colau no van a sumar. Y que no se diga que entra el independentismo en el ayuntamiento porque no es verdad. La independencia de Cataluña no es posible pero sí la separación de Cataluña de España. Por lo tanto, no es posible que entre el separatismo.

¿Está abierto a hacer pactos con el resto de fuerzas constitucionalistas? ¿Con todas?
Quiero ser alcalde. Así de claro se lo digo. Tengo el interés de servir a los barceloneses. Si eso no es posible, dentro del orbe constitucionalista hablaremos con todos, porque es nuestra obligación con Barcelona. No creo que VOX consiga representación. Lo único que podría hacer es perjudicar, ya lo ha hecho bastante. Ya hemos tenido caldo, así que no queremos ahora dos tazas.

¿Y con Collboni y Valls?
Vamos a ver lo que hace Jaume Collboni (PSC), si es capaz de apoyar a Ernest Maragall, a Manuel Valls (Cs) o a mí. Eso hay que preguntárselo a ellos.

¿Usted va a mostrarse en campaña con las siglas del PP, en contraposición a Xavier García Albiol en Badalona?
Es que llevo desde diciembre exhibiendo las siglas del PPC. Es lo que le pedí a Pablo Casado cuando llegué a esta casa en la que me siento muy arropado. Llevo una carpeta con el logo del PP por todos lados. No voy a esconder al PP. No estoy afiliado pero voy a ser leal al partido porque creo que es una opción muy digna para Barcelona. El señor García Albiol que haga lo que crea conveniente.

BIO

(Vic, 1955) Es empresario panadero e inmobiliario. Fue presidente de la asociación económica Empresaris de Catalunya, significada contra el independentismo, entre los años 2015 y 208. En diciembre del año pasado mostró su intención de presentarse a la alcaldía de Barcelona.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.