El nacimiento del 'Baby Sussex', como se ha apodado al primer hijo de Meghan Markle y el príncipe Harry, seguramente pasará a la historia, sobre todo, por los protocolos reales que sus padres han incumplido.

Tras anunciar que estaba embarazada Markle, los duques de Sussex hicieron pública su intención de llevar con privacidad la llegada del niño. "Los duques de Sussex esperan compatir con el público la llegada del bebé  después de haber tenido la oportunidad de celebrarlo en privado como familia", según un comunicado oficial de Kesington.

El anuncio del nacimiento del 'Baby Sussex' se dio antes en la cuenta oficial de Instagram de Meghan y Harry, y más tarde en el de la casa real inglesa. Algo que no sucedió cuando Kate Middleton y el príncipe Guillermo se conviertieron en padres. Las noticias de la llegada de cada uno de los tres hijos de la pareja fueron siempre vía Buckingham, no por ellos. Bien es cierto, que tampoco Kate y Guillermo tienen una cuenta propia de Instagram, cosa que Meghan y Harry sí.

Ver esta publicación en Instagram

Momentos inolvidables en la familia real 💕. #vanidadesmx #meghanmarkle #katemiddleton #babyroyal #ladydi

Una publicación compartida de Revista Vanidades (@vanidadesmx) el9 May, 2019 a las 6:47 PDT

Sin posado en las escaleras del hospital. Diana de Gales y el príncipe Carlos fueron los que instauraron la moda real de posar en las escaleras del Ala Lido de la clínica St Mary después del parto. Una tradición que siguieron los duques de Cambridge con sus hijos, pero de la que Meghan y Harry se han desmarcado. Ellos han optado por una sesión de fotos más intima en el castillo de Windsor, dos días después de que naciese su hijo. Otro aspecto llamativo es que durante las fotos fue el padre, príncipe Harry, el que llevaba en brazos al pequeño. Una situación inversa a la que se produjo con Lady Di y Middleton.

Meghan también rechazó a los ginecólogos de la reina Isabel II y no quiso que su hijo naciera en esa clínica privada, algo que se dio por sentado desde el primer momento. Luego, se especuló sobre un parto en casa, pero lo cierto es que Markle dio a luz en un hospital al que llegó el domingo por la noche, escoltada por su equipo de seguridad y junto a su marido.

Con el fin de que el nuevo miembro de la familia real inglesa tenga una vida lo más normal posible, los duques de Sussex han decidido que no tenga títulos: se le conocerá como Señor Archie. Además, escoger el apellido Mountbatten en lugar de Sussex también es otro cambio.

Contra todo pronóstico, el nombre elegido para el niño no tiene ninguna conexión con antepasados reales. De hecho, parece que el príncipe Harry y Markle simplemente eligieron el nombre de Archie Harrison porque les gustó, no por un significado real.