Pedro Sánchez en un mitin en San Sebastián
Pedro Sánchez en un mitin en San Sebastián. EFE

El culebrón de los debates electorales se ha saldado este viernes con la rectificación por parte del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y supondrá la celebración de dos citas consecutivas que enfrentarán a los cuatro principales candidatos en la recta final de la campaña.

Si el jueves acababa con la incertidumbre sobre cuántos debates habría -y si los habría- y quienes participarían, el viernes empezaba con Sánchez resolviendo la ecuación anunciando su participación en las dos convocatorias, tanto la de Atresmedia, que se mantiene en el 23, como la de TVE, que será, finalmente, un día antes.

Eso aboca a los cuatro candidatos de PSOE, PP, Podemos y Ciudadanos a confrontar sus propuestas en televisión y en horario de máxima audiencia durante dos días consecutivos. Fuera queda definitivamente Vox, que sin duda usará su ausencia.

Será además a muy pocos días de la cita con las urnas, lo que hace aún más atractiva -y arriesgada- la batalla entre los aspirantes a La Moncloa. Pero les obliga también a anular muchos de sus viajes en un momento clave para arañar hasta el último voto.

La marcha atrás de Sánchez ha llegado a primera hora de esta mañana, cuando el Comité Electoral del PSOE anunciaba que el presidente aceptaba participar en dos debates seguidos, a pesar de considerarlo una "anomalía" y un "error impropio de una democracia establecida".

El comunicado de los socialistas trataba en cualquier caso de exculpar al presidente y apuntaba que ha sido Sánchez el que pedía a su Comité Electoral reconsiderar la posición y aceptar los dos debates "ante la imposibilidad real de que no hubiera ninguno".

Tras conocer la noticia, el líder del PP, Pablo Casado, ha dicho que Pedro Sánchez "sólo acierta cuando rectifica" como en este caso en el que no obstante se ha visto "obligado" a hacerlo.

Albert Rivera, por su parte, ha criticado la "falta de escrúpulos" del presidente del Gobierno y su "intento de manipular" los debates, mientras felicitaba a los periodistas y a los medios de comunicación por conseguir que se celebren.

Y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, por su parte, agradecía a los trabajadores de RTVE que hayan "hecho rectificar" a Rosa María Mateo, la administradora única provisional del ente público, con la fecha del debate y ha recordado que "nunca la televisión pública puede trabajar a favor de un gobierno.

La corporación, por su parte, defendía el "empeño" puesto en que se celebrara este debate en la cadena pública. 

En el mitin de San Sebastián, Pedro Sánchez ha querido zanjar el asunto y ha intentado ser mordaz cuando, tras prometer que irá a los debates "con guante blanco", ha celebrado que sean fuera del horario infantil, "visto lo visto y escuchado lo escuchado" en los ataques que recibe de la oposición.

Junqueras, desde la cárcel

Dejando a un lado el tema de los debates, el viernes trajo una afirmación que provocaba numerosas reacciones, procedente de la cárcel de Soto del Real. Desde allí, el cabeza de lista de ERC por Barcelona y exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, ha subrayado que su partido no facilitará un gobierno de extrema derecha pero tampoco "regalará nada", porque no renuncian al referéndum.

Una posición que tiene también JxCat: Su número dos por Barcelona, Ferran Bel, ha dicho que coinciden con ERC en la voluntad de evitar un gobierno de derechas.

Para la cabeza de lista de Ciudadanos por Barcelona, Inés Arrimadas, Junqueras ha confirmado con sus palabras "que el candidato de ERC es Pedro Sánchez". Y en la misma línea se ha pronunciado la número uno del PP por la misma provincia, Cayetana Álvarez de Toledo, para quien el presidente del Gobierno es "el candidato de los golpistas".

Todo en un día en el que Ciudadanos ha publicado un vídeo electoral en el que dos supuestos miembros del PNV, con marcado acento vasco, se despiden del cupo -"Agur al cuponazo", dicen- al ver que Albert Rivera ha sido investido presidente. La broma no le ha hecho ni pizca de gracia al PNV, que cree que este vídeo va "contra todo el pueblo vasco", como ha dicho su portavoz en Vicaya, Aitor Esteban.