Amber Heard sobre el presunto maltrato de Johnny Depp: "Me arrastraba por el pelo, escupía y hasta me estrangulaba"

Johnny Depp y Amber Heard en la presentación de 'Los diarios del Ron' en noviembre de 2011.
Johnny Depp y Amber Heard en la presentación de 'Los diarios del Ron' en noviembre de 2011.
GTRES

Johnny Depp y Amber Heard únicamente estuvieron casados un año, pero las historias que están saliendo a la luz tras su divorcio son espeluznantes.

Todo comenzó cuando Heard aseguró en The Washington Post que había sido víctima de malos tratos pero en ningún momento se mencionaba al protagonista de Piratas del Caribe. Sin embargo, Depp pareció sentirse aludido y la ha demandado por difamación, solicitando una indemnización de unos 44 millones de euros. El actor considera que su exmujer ha insinuado que él es un "maltratador" y asegura que lo que relataba Heard en el periódico "era una mentira".

Un juez ha llamado a declarar a la actriz estadounidense y ella ha detallado numerosos incidentes que, supuestamente, tuvo con Depp a los que ha tenido acceso The Post.

La pareja comenzó a salir a principios de 2012 y cuando llevaban cerca de un año juntos, según la versión de la protagonista de Aquaman, él comenzó a abusar de las drogas y el alcohol. "En algunas ocasiones, cuando Johnny mezclaba narcóticos ilegales con medicamentos recetados tuve que llevarle al médico. Se transformaba en una persona totalmente diferente, a menudo, delirante y violenta. Llamamos a esa versión de Johnny, 'el Monstruo'", explica Heard al magistrado.

Cuando el actor dejaba de estar bajo los efectos de las drogas, a menudo, no recordaba lo que había sucedido. "Como le amaba creía en sus múltiples promesas de que iba a cambiar, pero estaba equivocada", prosigue ella.

Los problemas que Depp podría tener con el alcohol no se manifestaban únicamente en la intimidad de su hogar. Durante un viaje de Boston a Los Ángeles en 2014 la estrella habría embarcado en su jet privado "borracho y portando una botella de champagne". En el transcurso del vuelo, Depp pidió a las azafatas que le dieran "un tanque de oxígeno y siguió consumiendo más alcohol". Por lo visto, el protagonista de Charlie y la fábrica de chocolate estaba molesto por una secuencia romántica que Heard había rodado con James Franco.

"Johnny comenzó a lanzarme objetos. En lugar de reaccionar a su comportamiento, simplemente me cambié de asiento, pero eso no lo detuvo. Él empujó una silla mientras caminaba, me gritó y se burlaba de mí gritando el nombre James Franco", explica Amber Heard.

Por lo visto, ella se puso de pie y fue cuando Johnny Depp le propició una patada en la espalda, provocando que Heard cayese al suelo: "Johnny me gritaba barbaridades hasta que entró en el baño del avión y se desmayó hasta el final del vuelo". Depp supuestamente se disculpó posteriormente con un mensaje de texto: "Una vez más, me encuentro en un lugar de vergüenza y arrepentimiento. Por supuesto, lo siento. Realmente no sé por qué o qué pasó. Pero nunca lo volveré a hacer".

El mensaje no terminaba ahí. "Mi enfermedad, de alguna manera, me arrastró y me agarró... debo mejorar. . . Una vez más, lo siento mucho, lo siento. Te amo y me siento muy mal por decepcionarte". Heard asegura que el representante de Depp, Stephen Deuters, también le envió un mensaje diciendo que Johnny "estaba horrorizado cuando le dije que te había dado patadas, lloró". Deuters agregó:" Es un niño pequeño perdido y necesita toda la ayuda que pueda conseguir".

Un cóctel de éxtasis y alcohol

Aun así, la pareja se casó en febrero de 2015. Sin embargo, un mes después de la boda, Heard afirma que Depp volvió a las andadas. Por lo visto, el actor no creía que "consumir éxtasis fuese a perturbar su sobriedad" y se pasó tres días tomando anfetaminas en Australia.

La justificación que habría dado la estrella a su mujer era que nadie le había "prohibido explícitamente que tomara éxtasis". La discusión se acaloró, y "Johnny me empujó, abofeteó y me tiró al suelo antes de que yo me encerrara en una habitación".

A la mañana siguiente, las cosas no mejoraron. "Bajé las escaleras y vi que Johnny no había dormido en toda la noche, después de haber tomado unas ocho pastillas de éxtasis, mezcladas con alcohol", relata Heard, quien añade que volvieron a discutir de nuevo con violencia y ella se encerró en una habitación, pero la puerta no frenó al actor. "Ya era de noche y Johnny me había pegado varias veces: me tiró al suelo, intentó estrangularme y me escupió en la cara", relata la mujer.

El relato de Heard se va recrudeciendo cada vez más cuando confiesa que él teóricamente le arrancó el camisón y la agredió nuevamente, quedando cubierta de cristales de una ventana que Depp rompió al lanzar una botella: "Me agarró por el pelo y me estampó contra la nevera, después contra la encimera. Luché por ponerme de pie cuando comenzó a estrangularme, pero me resbalaba por el alcohol en el suelo. Tenía cortes en los pies y los brazos por culpa de los cristales rotos".

Temiendo por su vida, Amber Heard intentó hacerle entrar en razón al decirle que le estaba haciendo "mucho daño" y que se estaba "cortando" con los cristales. Al parecer, él la ignoró y siguió dándole puñetazos. Con la otra mano golpeaba con violencia un teléfono y hubo un momento en el que Depp se habría hecho un corte en un dedo. Fue el instante en el que ella aprovechó para escapar y encerrarse en una habitación de la parte superior de la casa.

Tercer día de pesadilla en Australia. Ella sale del cuarto y se da cuenta de que el actor ha permanecido otra noche en vela, esta vez, ocupado en dejar frases por toda la mansión. Paredes y ropa fueron los soportes que usó Depp para escribir mensajes con óleo y la sangre que perdía de su dedo. También se dedicó a miccionar por todas partes. Finalmente, Depp fue hospitalizado y ella tenía numerosas lesiones: un labio roto, la nariz hinchada y cortes por todo el cuerpo. "A día de hoy, todavía tengo cicatrices en los brazos y los pies de este incidente", añade.

Amber Heard volvió a darle otra oportunidad a Johnny Depp, pero el Monstruo apareció de nuevo. Se encontraban en su casa de Los Ángeles cuando él comenzó a destruir todo lo que había en la casa, incluídas las pertenencias de su esposa. "Se abalanzó  hacía mí para pegarme, pero mi hermana pequeña Whitney se colocó entre nosotros. Johnny dirigió su atención hacia ella, que estaba de pie en lo alto de un tramo de escaleras, y fue a por Whitney", explica la actriz.

Temiendo por la seguridad de su hermana, Heard explica que le dio un puñetazo en la cara a la estrella de Piratas del Caribe para que se olvidase de su hermana. "Esa fue la única vez que golpeé a Johnny", aclara.

La relación tóxica prosiguió y en agosto de 2015 durante un viaje a Tailandia y Malasia las cosas se pusieron feas nuevamente. La pareja comenzó a discutir en el tren de Eastern Eastern y Depp sacaría a flote su parte violenta: "Comenzó a golpearme y a empujarme contra una pared, agarrando mi garganta y sosteniéndome allí", recuerda ella. Y añade: "Temía que no supiera cuándo parar y que me matara".

"Me acusan de autolesionarme"

El siguiente incidente tendría lugar en diciembre nuevamente en el apartamento de Los Ángeles. El modus operandi era muy similar al de las otras peleas: objetos volando, puñetazos y empujones contra las paredes. "Me agarró del pelo y me arrastró por la casa. En el proceso, me arrancó grandes mechones de la cabeza", recuerda ella. Con la esperanza de evitar que las cosas empeorasen más, Heard asegura que trató de calmar a Johnny, y que luego subió las escaleras "para intentar alejarse de la situación".

Sin embargo, él la "golpeó en la parte posterior de la cabeza", la volvió a "agarrar por el pelo" y la "arrastró hasta los últimos escalones". Cuando estaban en la parte superior de las escaleras, Depp la empujaba y Heard temía quecaer rodando por los peldaños. "Le dije que me había roto la muñeca para intentar que se detuviera. "Siguió golpeándome, y cada vez que me derribaba, elegí levantarme y mirarle directamente a los ojos", comenta. Depp le habría gritado algo así como "¿crees que eres un tipo... ¿Rey fuerte?"

No acabó ahí. El actor le dio un cabezazo a su mujer y del golpe empezó a sangrar. Heard comenzó a llorar, le dijo a Depp que iba a dejarle y que "llamaría a la policía si alguna vez la tocaba de nuevo". Cuando ella comenzó a alejarse, Depp la tiró al suelo y la arrastró por el pelo de una habitación a otra. "Yo... el rey te matará, yo... el rey te matará, ¿me oyes?", le decía Depp, según la declaración de Heard ante el juez.

La pelea continuó sobre una cama. Depp se puso encima de su mujer, apoyando la rodilla en su espalda, mientras le daba puñetazos una y otra vez. Heard llegó a pensar que iba a morir.

El último confrontamiento se produjo en mayo de 2016. Depp habría lanzado su teléfono contra la cara de Heard, quién comenzó a llorar por el golpe, para después abofetearla y agarrarla por el pelo. El griterio hizo que la vecina entrase en la casa y se metiera en medio, pidiéndole a Depp que parase. Heard se plantó, pidió el divorcio y una orden de alejamiento.

A pesar de la orden de alejamiento, las denuncias por malos tratos, los testimonios de los vecinos, Amber Heard ha tenido que soportar las acusaciones de quienes no la creen: "Me tachan de mentirosa y me han acusado de autolesionarme".

En lo laboral, Heard ha perdido papeles en películas. También se ha visto obligada a cambiar cada semana su número de teléfono porque recibía llamadas anónimas de personas que la amenazaban de muerte. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento