'Viernes por el futuro'
Una estudiante de secundaria participa en una protesta de 'Viernes por el futuro' en Berlín (Alemania). EFE

Una nueva convocatoria del movimiento por la defensa del planeta, FFF o Fridays For Future (Viernes por el planeta), pretende movilizar este viernes a jóvenes de una veintena de ciudades españolas, a los que se unirán a las 17.00 horas las integrantes de la organización Madres por el clima.

Las protestas se centrarán en cada ciudad (en Madrid es frente al Congreso) en un asunto concreto relacionado con asuntos como la contaminación, las malas prácticas industriales o las afecciones a la salud, en función de lo decidido por cada grupo local para su reivindicación concreta.

En el caso de Málaga, por ejemplo, las exigencias de los manifestantes se centrarán en los problemas generados por los desperdicios plásticos, mientras que en Madrid los reproches se centrarán en la contaminación atmosférica de la capital.

Según ha explicado a Efe una de las integrantes del colectivo FFF Madrid, Irene Rubiera, la convocatoria será frente al Congreso de los Diputados para denunciar que "la capital de España ha superado en menos de 36 días el límite anual de contaminación de la Unión Europea".

Esta organización ha decidido concentrar las protestas en la medida de lo posible en horario vespertino, con objeto de facilitar la asistencia de otros grupos como Madres por el clima que en la convocatoria madrileña pretenden desplegar un "baby block" frente a la Cámara Baja.

Así ha descrito a Efe su portavoz, Yetta Aguado, su intención de "colocar centenares de carritos de bebé" junto a la sede parlamentaria, a la vez que "nuestros hijos lucirán unas camisetas en las que se podrá leer "pequesXel clima" para mantener un impulso homogéneo" a lo que describe como "el 15M climático".

Será "un paso más en un nivel de coordinación estatal" de 'Madres por el clima', un grupo ya organizado "en distintas ciudades españolas como Valencia, La Coruña, Santander, Barcelona, Badajoz, Córdoba o Salamanca", mientras que en el ámbito internacional se alinean junto a Parents for Climate Letter ('Carta de los padres por el clima') integrado por progenitores de Reino Unido, Alemania, India, Estados Unidos o Australia.

El movimiento FFF ha insistido en un comunicado en su lucha contra el cambio climático e incluyen la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, el final de la extinción de las especies, la protección de los casquetes polares o la detención de la desertificación, entre otras, en su lista de reivindicaciones.

Rubiera lo resume en "detener el cambio climático de una vez por todas", para lo cual FFF pide a los ciudadanos que "contribuyan a la construcción de una nueva alternativa para nuestro planeta".