Silvio Berlusconi
Silvio Berlusconi vota en las elecciones italianas. EFE/EPA/DANIEL DAL ZENNARO

Silvio Berlusconi, el ex primer ministro italiano, ha lamentado este martes la pérdida de votos que ha registrado en las últimas citas electorales, algo que ha atribuído a la "locura" de los italianos, que prefieren a otros políticos con menos experiencia.

"No puedo salir de compras porque todos quieren una foto conmigo, ni caminar por la calle, porque todos me paran, pero cuando hay que votar ¿cuántos lo hacen por Silvio Berlusconi?", cuestionó el líder conservador, de 82 años, en un programa de su televisión Mediaset.

El político se respondió a sí mismo: "Me da vergüenza decirlo, pero cinco o seis italianos sobre cien. Me parece algo increíble", lamentó.

"Creo, y a mi edad a veces me doy la razón, que los italianos están casi todos locos", sostuvo, para después lamentar que los votantes hayan entregado "una empresa importante" como Italia a otros políticos con menos experiencia que él, tres veces primer ministro.

Berlusconi ha arremetido especialmente contra el líder del antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S), Luigi Di Maio, actualmente socio de Gobierno del jefe de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini.

"¿A quién se confiaría una empresa cualquiera? ¿A alguien que no la conoce, que nunca trabajó ni estudió, que solo sabe hablar bien, pero cuando va a la empresa no entiende nada y hace lo mismo que Di Maio y otros al frente de la empresa italiana?", cuestionó.

Después, Berlusconi ha comparado su extensa trayectoria y ha recordado los supuestos logros de los que suele presumir, como su éxito empresarial o sus esfuerzos por acercar en 2002 al presidente estadounidense, George W. Bush, y al ruso, Vladimir Putin, y zanjar así una Guerra Fría.

"¿Qué ha hecho el señor Di Maio?", preguntó al público, para después responder: "¿Y le damos Italia? Estáis todos locos. Somos un pueblo de locos", zanjó el político octogenario, que frecuentemente suele arremeter contra la formación del líder del Cinco Estrellas.

Berlusconi, que estuvo inhabilitado para cargos públicos hasta el pasado mayo por su condena por fraude fiscal en 2013, ha anunciado que se presentará a las elecciones al Parlamento Europeo del próximo mayo y aseguró que ya ha encontrado un apartamento en Bruselas.

"Estoy bastante preocupado por todo lo que ocurre en Italia, en Europa y en el mundo. No hay bellas perspectivas. Tengo cinco hijos y ya doce nietos y estoy preocupado por ellos", dijo al comenzar la entrevista, para justificar su candidatura a las elecciones europeas.

El magnate, líder indiscutible de la derecha italiana desde su entrada en política en 1994, ha quedado eclipsado por el ascenso del jefe de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini.

Así quedó constatado en las elecciones generales de 4 de marzo de 2018, en las que, aunque ganó la alianza conservadora de Berlusconi y Salvini, el partido del segundo superó al del primero, lo mismo que ha ocurrido el pasado domingo en la región de Abruzos, en el centro de Italia.