El padre de Julen, el pequeño atrapado en un pozo de Totalán, ha atendido a los medios frente al lugar de las excavaciones y ha relatado la dureza de la situación que atraviesa la familia, después de que su hijo de dos años y medio cayera por un pozo de más de 100 metros el pasado domingo.

"Está siendo eterno, mi mujer está rota. Estamos muertos", apunta claramente abatido. "Tenemos un ángel que va a ayudar a que salga vivo de ahí. Sigo conservando la esperanza de que mi hijo siga vivo", ha añadido José Roselló.

"Que esto no decaiga hasta que podamos sacar a mi hijo con vida de ahí, por favor", ha suplicado Roselló, quien ha agradecido a la prensa el seguimiento, así como el apoyo de empresas nacionales e internacionales en las tareas de rescate de su hijo, que en las últimas horas han aportado maquinaria que, "por desgracia, no teníamos desde un primer momento".

En este sentido, sobre las críticas en las que cuestionaba la labor de los cuerpos de rescate en las primera horas, Roselló ha asegurado que nunca ha puesto "en duda que los equipos estén trabajando". "Si me he quejado de algo es de que no han tenido medios en un primer momento", ha contestado ante las preguntas de los periodistas.

Tras el hallazgo de restos biológicos que concuerdan con el ADN de la familia y del menor en el material extraído del pozo, el padre de Julen ha indicado que esta noticia "para algunos será una sorpresa, para mí no".

El progenitor ha comparecido ante los medios de comunicación en Totalán acompañado de Juan José Cortés, padre de Mariluz (la niña asesinada en 2008 en Huelva), quien le ha dado "fuerzas" para expresar su agradecimiento al dispositivo.

"Hay mucha gente que puede decir: soy padre, yo te entiendo, pero no me entiende, se lo puede imaginar", en cambio el padre de Mariluz "me puede mirar a los ojos y decir que sabe lo que estamos pasando", ha dicho Roselló.

Consulta aquí más noticias de Málaga.