El consejero Enrique Ruiz Escudero, en la presentación del plan de gripe.
El consejero Enrique Ruiz Escudero, en la presentación del plan de gripe. COMUNIDAD DE MADRID

A paso tranquilo pero firme, la gripe estacional se acerca a Madrid. Eso sí. La parsimonia en su propagación registrada durante toda la temporada por la Consejería de Sanidad acabará pronto. A finales de diciembre, el brote llegó a su máximo, alcanzando unas cotas "estables" de contagio "esporádico"; el Ejecutivo regional prevé que esta fase se supere ya la semana próxima o, como tarde, la siguiente.Entonces, la infección evolucionará a epidemia e intensificará su escalada.

Según los últimos datos recopilados hasta el domingo por la red centinela que controla su expansión, en España, hay ya 47,58 casos por cada 100.000 habitantes. En la Comunidad, esta tasa es de 27,81, diez puntos por debajo del umbral epidémico fijado esta temporada para la región (37,41). Hace justo un año, Madrid experimentaba por estas fechas su tope de propagación, con una intensidad siete veces mayor que ahora.

Máximos de vacunación

El director general de Salud Pública, Juan Martínez, explicó ayer que este "comportamiento lento" provocará que la gripe sigan teniendo protagonismo en las consultas hasta principios de abril, algo "beneficioso" para el sistema.

Ante la prensa, Sanidad celebró ayer además "el récord en la vacunación" de este año, con más de un millón de ciudadanos protegidos. Una cifra aún provisional, ya que la campaña termina el día 31.

El Ejecutivo informó de la habilitación de 721 camas y la contratación de 1.250 profesionales más para atajar el "previsible aumento de demanda" que se generará a partir de ahora. De ellos, un millar de profesionales irá a atención hospitalaria.

Los hospitales en el punto de mira

Los principales sindicatos del sector ya se han levantado en contra de este plan de reacción y denuncian la saturación actual de los hospitales. CC OO reprochó este jueves que los refuerzos anunciados son "insuficientes" y anticipa un invierno "catastrófico". Ocho de las principales organizaciones de trabajadores han alertado, por ejemplo, de la situación de las urgencias del Hospital del Henares. En un comunicado, afirman que hace una semana se llegaron a "hacinar hasta 62 pacientes" en una sala diseñada para 20. Desde Satse, sus responsables aseguran a este medio de que este, más Ramón y Cajal, Torrejón, Getafe y Leganés son los centros "en peores condiciones" para hacer frente a lo que está por venir.

La Paz también estaría en ese grupo. Para Satse, ha habido ocupaciones dos veces por encima de la capacidad del centro y pide una "solución definitiva" para no tener que volver a derivar a pacientes tras unos meses de "colapso permanente", como ha descrito por su parte CSIT Unión Profesional. "La limitación de espacio y las salas repletas, unido a la escasez de personal, origina que los enfermos tengan que esperar horas", informó este sindicato. Sanidad admitió este miércoles el aumento de la demanda en este hospital pero negó las acusaciones de saturación.

Consulta aquí más noticias de Madrid.