Soto del Real.
Cárcel de Soto del Real. Europa Press

Un preso de la cárcel madrileña de Soto del Real, experto en artes marciales, mató este miércoles a su compañero de celda, tras discutir acerca de quién ocuparía la litera de arriba, según han informado fuentes del centro.

Fuentes penitenciarias han indicado que los hechos se produjeron en torno a las 21:00 horas. Tras la cena, momento en que los internos regresan a su celda para dormir, los dos compañeros comenzaron una pelea por la litera. Uno de ellos, que llevaba solo un día en la prisión, dejó gravemente herido al otro.

Cuando llegaron los funcionarios, el agredido estaba tirado en el suelo en estado crítico. Los sanitarios del Summa 112 trataron de estabilizarlo, pero solo pudieron confirmar su muerte por traumatismos craneoencefálicos y facial severos.

Instituciones Penitenciarias ha abierto una investigación sobre los hechos. El reo recién llegado había sido destinado a una celda compartida con un compañero más mayor, amoldado a la cárcel, lo que constituye el protocolo típico para ayudar a la adaptación de los nuevos internos. Sin embargo, debido a la agresión, ha sido enviado a una celda de aislamiento.

El agresor llevaba pocas horas en prisión

Según fuentes cercanas a la investigación, el presunto agresor es J.M.R.H, de nacionalidad española y experto en la disciplina Muay Thai, un arte marcial tailandesa en la que compite y de la que ostenta varios títulos como el de campeón de España en el peso de 67 kilos, según dice el mismo en una página web especializada en este deporte.

Las fuentes consultadas por Efe han detallado que el presunto agresor llevaba pocas horas en prisión preventiva por un intento de homicidio tras una trifulca en el metro de Madrid donde se enfrentó hirió de carácter leve a un pasajero y trató de agredir a un vigilante de seguridad.

Estos hechos ocurrieron el pasado domingo en el metro de Legazpi en torno a las ocho de la tarde cuando J.M.R.H, de 28 años, hirió a un pasajero con un cuchillo y le robó el móvil. Según fuentes cercanas a la investigación, en su huida el asaltante llegó a enfrentarse con un vigilante de seguridad del metro que tuvo que refugiarse en una garita ante la agresividad del acusado y sus repetidas amenazas.

Ya en la calle, fue detenido por la Policía Nacional, que llegó a encañonarle para que depusiera en su actitud. Por estos hechos, el entonces arrestado pasó a disposición de un juez que es quien decretó su ingreso en prisión por un intento de homicidio.

Al tratarse de su primera entrada en prisión, al presunto agresor le asignaron un preso de acompañamiento, una práctica habitual para los casos de recién llegados a la cárcel cuyo objetivo es que el recluso de apoyo ayude al "nuevo" a habituarse al régimen penitenciario.

Las fuentes han añadido que el presunto homicida ha sido trasladado al módulo de aislamiento y que será el juez de guardia el que previsiblemente le tome declaración en las próximas horas.