Audiencia Provincial de Madrid
Imagen de archivo de la entrada de la Audiencia Provincial de Madrid. EUROPA PRESS

Un joven de 25 años ha sido absuelto por la Audiencia Provincial de Madrid por un delito de abusos sexuales contra una menor de 11 años porque"el acusado no pensó, no tenía razones para pensar y, por lo tanto, no se planteó que pudiera tener menos de 13 años", según indica la sentencia.

En 2014, momento en el que se produjeron los hechos, la edad de consentimiento sexual era de 13 años, aunque un año después el Código Penal elevó la edad estableciéndola en 16 años.

Absuelto por segunda vez

Es la segunda vez que el joven es absuelto por este mismo caso, ya que en marzo de 2017 habría recibido la misma sentencia, aunque el Tribunal Supremo dictaminó que había que repetirla. Por su parte, la Fiscalía, había pedido para el acusado 9 años de prisión y una indemnización de 1.500 euros mientras que la defensa de la menor pidió 12, según informa El País.

Por otro lado, el Tribunal ha decidido darle completa credibilidad al chico, ya que este había mantenido siempre su misma declaración aduciendo que parecía que la menor tenía 15 años o más aunque la niña afirma que le comunicó su edad. Según el Tribunal, la niña de 11 años habría cambiado en varias ocasiones su testimonio —a la policía, al médico y en el juicio— cayendo en contradicciones.

Además, según señalaban los policías y médicos que la atendieron, la única preocupación de la pequeña era el posible enfado de su padre.

Ocurrió en agosto de 2014

Los hechos ocurrieron en agosto de 2014 en un parque de Madrid mientras ambos paseaban a sus perros. Se conocieron allí y comenzaron a hablar. El chico afirma que entonces le propuso mantener relaciones sexuales y ella aceptó, por lo que ambos buscaron "un sitio propicio" para hacerlo. Afirma también que fue "de mutuo acuerdo y con la conformidad de la menor".

Un año después, la niña fue diagnosticada con una discapacidad del 65% por alteración de la conducta, enfermedad del aparato circulatorio y trastorno de aprendizaje.

La sentencia ya es firme, ya que según el abogado del acusado, Pedro de Mendizábal, la familia de la niña no ha querido recurrir.

Consulta aquí más noticias de Madrid.