Juan Manuel Moreno, candidato del PP-A
Juan Manuel Moreno, candidato del PP-A a la Presidencia de la Junta. JESÚS MORÓN

El candidato popular a la Presidencia de la Junta el próximo 2 de diciembre nació en Barcelona en 1970, después de que sus padres emigraran a Cataluña desde el municipio malagueño de Alahurín el Grande, pero con tan solo tres meses de vida regresó la capital de la Costa del Sol. Estas serán las segundas elecciones autonómicas de Juan Manuel Moreno y las afronta con el convencimiento de que el "cambio" en Andalucía es ahora más posible que nunca.

¿Qué valoración hace de los días que llevamos de campaña y qué percibe de los andaluces?

Lo que veo es que hay muchas ganas de cambio en Andalucía, muchísimas ganas de cambio. Por eso veo que hay unas posibilidades reales de cambiar Andalucía, que se está moviendo algo y que puede ser grande. Y eso lo vamos a ver el 2 de diciembre. Hay un corrimiento sociológico de muchas personas que están agotadas, hartas de 40 años de socialismo, y que creo que esa corriente de cambio va a ir a más a medida que vayan pasando los días de campaña.

Cuatro décadas de socialismo en las que el PP-A no ha conseguido gobernar nunca. ¿Han hecho autocrítica al respecto? Y si es así, ¿qué conclusiones han sacado?

Cualquiera de los que vivimos aquí lo sabe. Autocrítica podemos hacer toda la del mundo. Hemos tenido distintos candidatos, distintos modelos de partido, distintos estilos... Pero es que no podemos competir contra un Gobierno que defrauda dinero o que, a través de procedimientos irregulares, hace favores políticos por cuantías millonarias. Evidentemente, ni el mismo Kennedy reencarnado puede ganarle unas elecciones cuando, según las investigaciones judiciales, cinco consejerías utilizaban la misma fórmula de los ERE para hacer favores políticos por una cuantía de más de 4.300 millones de euros. Por mucho que se pueda luchar, cuando uno tiene en contra toda una plataforma política, la más poderosa que hay junto con la catalana, y encima con una ayuda, digamos arbitraria, para gastar dinero y hacer favores políticos... Es imposible competir cuando un gobierno utiliza los resortes del poder y, sobre todo, utiliza dinero público a través de procedimientos irregulares para hacer favores políticos, como ha pasado en el caso de los ERE, de la formación, etc. Es imposible competir contra una plataforma institucional de miles de millones de euros que utiliza de manera discrecional.

¿Por qué creen que ahora hay una posibilidad real de cambio?

Nunca antes en Andalucía, en los 40 años, había habido un porcentaje tan alto de ciudadanos, en torno a un 60%, que decían que con otro Gobierno iría mejor la cosa, eso no ha pasado nunca. Y en segundo lugar, porque está todo muy fraccionado, muy abierto, y eso puede posibilitar posibles bloques de cambio.

Finalmente, lista mas votada, ¿sí o no?

Lista más votada si lo respeta todo el mundo. Si no lo respeta todo el mundo, no. Nosotros ya ganamos una autonómicas y nos mandaron a la oposición, porque el PSOE no respetó la lista más votada y pactó con IU. Y después, que en los Ayuntamientos nosotros hemos ganado en capitales y nos han mandado a la oposición siendo la primera fuerza política. Yo aspiro a ganar, pero si los demás no lo respetan, no tengo yo tampoco por qué respetarlo en Andalucía. No vamos a jugar con una mano atada a la espalda, o jugamos todos con las mismas reglas o ninguno.

¿Se creen las encuestas que hablan de un sorpasso de Ciudadanos?

No, porque ni en las encuestas internas ni por el clima que vivimos en Andalucía observamos esa posibilidad. Siempre se sobrevalora a Ciudadanos en las encuestas.

Pero si ese sorpasso se produjera, ¿apoyarán un Gobierno con Juan Marín como presidente y usted como vicepresidente?

Es que, como ya le he dicho, yo no me lo creo. Y como no me lo creo, no me lo planteo.

En caso de ser ustedes quienes superen a Ciudadanos, ¿se sentarán con ellos a negociar la formación de Gobierno?

Evidentemente es la única formación política con la que podemos entendernos. Y, a pesar de que Ciudadanos siempre prefiere al PSOE, yo no sé qué haría Ciudadanos, no tengo garantías ninguna porque hace cuatro años ya dijo que no iba a pactar con el PSOE y finalmente pactó. Por tanto, no tenemos garantías de lo que hará. Pero nosotros exploraremos una fórmula que nos facilitara crear un bloque de cambio en Andalucía.

¿Aceptarían que Cs quiera entrar en ese Gobierno y que no solo sea un pacto de investidura?

Si ellos están dispuestos, yo no tendría ningún problema. El compromiso y la corresponsabilidad siempre es importante. Ciudadanos nunca se moja y creo que deberían también de empezar a mojarse.

Ha alertado en varias ocasiones que los votos a VOX pueden acabar en Podemos. ¿Temen que VOX atraiga a muchos de sus votantes?

No lo sabemos, porque como es una fuerza política nueva y no tenemos recuerdo de voto es imposible de prever. Pero lo que sí puede pasar es lo que pasó en Madrid, que los votos de VOX al final impidieron que Esperanza Aguirre fuera alcaldesa y sumara Carmena. Por lo tanto, aquí puede pasar, porque no es un voto directo, la Ley D'Hondt es una ley compleja, una ley a veces un tanto caprichosa, como algunos dicen, y podría posibilitar que en algunas de las provincias más pequeñas se beneficiara incluso Podemos.

¿Qué diferencia al PP de VOX, fuerzas que a priori compiten por el mismo espacio político?

La diferencia es muy importante. Que nosotros somos un amplio partido, que hemos gobernado en las instituciones y, por tanto, somos personas probadas ya, personas probadas en la gestión, un partido político que ha hecho un gran servicio a España, como ha sido sacarla de dos crisis económicas gravísimas, una con Rodríguez Zapatero y otra con Felipe González, que ha combatido al terrorismo con mucha determinación, que ha sido determinante también en la crisis con Cataluña... En definitiva, nosotros somos hechos probados y ahora mismo no sabemos ni qué hace VOX, ni cuál es su programa ni qué harían, lo desconocemos.

¿Cómo puede afectar al PP-A un alto nivel de abstención?

Creo que la abstención no es buena para ninguna formación política ni buena para la democracia. Las elecciones son para participar, y yo animo a que se participe. Cuando hay una baja participación, quien sufre es el propio sistema democrático y, a pesar de que el PSOE está jugando a la desmovilización en estas elecciones, yo espero que esa mayoría que quiere cambio salga a ganar estas elecciones.

¿Cree que Teresa Rodríguez apoyará a Susana Díaz?

No tengo ninguna duda, por muchas razones. Porque ya Teresa Rodríguez ha dicho que antes de que gobierne, entre comillas, la derecha, ella apoyará al PSOE. Y después, viendo los movimientos que ha hecho su jefe, Pablo Iglesias, a nivel nacional, que evidentemente tiene un pacto fuerte y sólido con Pedro Sánchez, y de hecho actúa casi de facto como vicepresidente, estoy convencido que si no hay un bloque de cambio, en Andalucía habrá un gobierno socialcomunista con Podemos.

Si la aritmética no da, ¿estarían dispuestos a ir a unas nuevas elecciones, como casi sucede en 2015?

Espero que no haya que llegar a ningunas otras elecciones. Confío en ganar las elecciones e intentar generar ese bloque. Y si no, pues será una responsabilidad de quien tenga que formar Gobierno. Yo creo que el que tiene la responsabilidad de gobernar es el que tiene que asumir esa decisión. Ahora mismo está todo muy abierto en Andalucía, hay cuatro formaciones políticas, hay más de un 25% de indecisos... Ahora mismo, es imprevisible el resultado final. Por tanto, habrá que esperar a ver qué pasa el 2-D.

¿Cuál es su medida estrella en Sanidad?

Vamos a despolitizar la sanidad y vamos a equiparar sueldo a todos los profesionales sanitarios. Y después, una fundamental, incorporar el cribado de cáncer de colon y, sobre todo, reducir las listas de espera.

¿Y en Educación?

Vamos a hacer lo mismo, despolitizar la Educación, que está claramente politizada. Vamos a imponer la gratuidad de la educación de 0 a 3 años, porque es una medida muy reclamada y que ayuda también a la conciliación de la vida familiar y personal. Vamos a terminar un plan de infraestructuras educativas, con la contratación de profesorado, porque hay un déficit muy grande en materia de educación. Y, evidentemente, vamos a implantar el bilingüismo en toda Andalucía.

¿Sus propuestas de cara al Empleo?

Vamos a hacer una medida muy importante, el BMI, Bajada Masiva de Impuestos. Vamos a equiparar la comunidad autónoma de Andalucía con la comunidad autónoma de Madrid en materia fiscal -esto evidentemente lo vamos a hacer en cuatro años-, de manera que podamos competir y podamos atraer riqueza e inversión extranjera. Ahora mismo Andalucía no es capaz de atraer ni inversión extranjera ni nacional, y lo que vamos a hacer es multiplicar por cuatro la capacidad de atracción para poder competir con otros territorios de España y de Europa.

¿Se marca alguna cifra de creación de puestos de trabajo?

Si ponemos en marcha el BMI y nos ponemos al mismo nivel que la Comunidad de Madrid, nosotros hemos calculado que podríamos pasar de atraer el 1,8% de la inversión extranjera que ahora llega a Andalucía, que es muy poco, menos que otras comunidades, como Asturias, a multiplicarlo por tres o por cuatro, y eso supondría que en cuatro años podríamos crear 600.000 puestos de trabajo.

¿Qué contempla el BMI?

Es todo, el impuesto de sucesiones y donaciones rebajarlo al 99%, el impuesto de transmisiones lo bajaríamos al nivel de Madrid, bajaríamos más de tres puntos los tramos de IRPF, el impuesto de Actos Jurídicos Documentados, que está en el máximo aquí en Andalucía pasaríamos al mínimo, como en Madrid. Sería una revolución fiscal en toda regla.

¿Qué plantea en cuestión de inmigración?

Vamos a pedir algo fundamental, que la inmigración sea ordenada, en función de la propia demanda laboral y de las necesidades laborales que tienen las empresas andaluzas. Hay empresas que no encuentran profesionales, especialmente en el sector agrario. Y por tanto, esa demanda de profesionales, de mano de obra, de trabajadores, es necesaria, pero eso tiene que hacerse de manera coordinada, planificada con los países de origen, de manera que no potenciemos, como ha hecho Pedro Sánchez con el efecto llamada, la inmigración ilegal. Esta al final lo que genera es una enorme frustración de muchas de esas personas y poner sus vidas en riesgo para llegar después a un horizonte donde no se cubren sus expectativas.

¿Cuál es la primera decisión que tomará si llega a San Telmo?

Bonificar el impuesto de sucesiones y donaciones al 99%, prácticamente eliminarlo. Es un compromiso antiguo.

Usted comenzó la precampaña con un acto en un club de alterne, en referencia a las tarjetas de la Faffe. Si es presidente de la Junta, ¿qué hará para evitar que se produzcan casos como este o como los ERE?

Lo primero que haremos será colaborar con la Justicia, cosa que no ha hecho Susana Díaz a lo largo de estos últimos años, que ha impedido, ha limitado y ha retrasado las investigaciones judiciales tapando las vergüenzas del PSOE para que no las conozcan el resto de la sociedad. Y lo segundo, limitar el mandato a ocho años, para que no ocurra como con el señor [Manuel] Chaves, que estuvo 20 años gobernando. Limitaremos los mandatos tanto de los consejeros como del presidente. Haremos un cuerpo especial de interventores de la Junta de Andalucía, un cuerpo puramente independiente para que puedan fiscalizar todas y cada una de las acciones que hay en materia de gastos. Y haremos un portal de transparencia de verdad, cumpliendo la legalidad, cosa que ahora no cumple la Junta, para que los contribuyentes sepan exactamente dónde van sus impuestos. Vamos a intentar que haya una trazabilidad en materia de impuestos para que los ciudadanos sepan dónde va su dinero.

Pablo Casado es uno de los líderes que más implicado está en la campaña y hay quien critica que su presencia aquí es excesiva. ¿Qué lectura hace usted?

La lectura que hago es positiva, por dos razones. Primero, Pablo Casado está demostrando un enorme compromiso con el PP de Andalucía y con los andaluces. Y ese compromiso es máximo, porque él está dedicando todo el tiempo que pueda a Andalucía, y eso para mí es motivo de satisfacción y de orgullo. A diferencia del PSOE, que Pedro Sánchez no quiere venir a la campaña andaluza para evitar que el mal resultado que pueda sacar el PSOE le contagie a él, aquí [en el PP] hay un compromiso nítido por parte del presidente del partido. Y en segundo lugar, me parece muy positivo, porque al final multiplicamos nuestra acción política. Esta comunidad tiene la extensión de Portugal, yo no puedo llegar a todos los rincones de Andalucía, y lo que hacemos es que multiplicamos por dos la acción política, por lo que me parece sumamente positivo.

Usted apoyó abiertamente a Soraya Sáenz de Santamaría en las primarias del PP. ¿Temió dejar de ser el candidato andaluz tras la victoria de Casado?

En ningún momento. Los congresos están para optar, la democracia se ejerce en ellos y a partir de ese momento se respeta. Además, yo siempre he tenido una magnífica y antigua relación con Pablo Casado. Nunca en ningún momento he tenido ni he notado falta de confianza por su parte.

¿Cree que las intervenciones de sus compañeros de partido le están perjudicando? En particular la de la exministra Isabel García Tejerina.

Al final, eso son son anécdotas. Cuando uno tiene tantos micrófonos abiertos, a veces hace comentarios que se aclaran al minuto. Además, la señora Tejerina, la compañera Tejerina, tenía razón en lo que decía. Tenemos un problema gravísimo en materia de Educación en Andalucía, fracaso escolar, abandono escolar, lideramos desgraciadamente y tristemente las cifras más malas... Pero muchas veces la forma en la que se dicen las cosas genera un problema. Eso lo hablé yo con ella y fue un asunto que se cerró inmediatamente.

Si después del 2-D no fuera finalmente presidente de la Junta, ¿se mantendrá en la oposición?

Eso es futurible y no me lo planteo, lo que yo me planteo es salir a ganar estas elecciones y, por tanto, voy a salir a ganar y a gobernar Andalucía.