Concentración frente al Supremo
Concentración de manifestantes ante el Tribunal Supremo. efe/Rodrigo Jiménez

Las asociaciones de consumidores Facua, Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) y Adicae se han pronunciado sobre la medida del Tribunal Supremo (TS) que obliga, por 15 votos contra 13, al cliente a pagar el impuesto de las hipotecas.

Desde FACUA han tachado de "aberración" la medida del Alto Tribunal, algo que para ellos era de esperar después de la sentencia de ese mismo tribunal en 2013, que provocó "que la banca se quedara con todo lo que defraudó con la cláusula suelo".

Por su parte, OCU señala en un comunicado que la sentencia es un hecho inaudito, que "pone en cuestión la independencia de poder judicial frente al poder de la banca y crea una situación de desconcierto e inseguridad jurídica en la sociedad".

A su vez, pide la dimisión de Luis Miguel Diaz Picazo, presidente de la Sala Tercera, debido a su "gestión pésima" que "ha perjudicado a millones de consumidores".

Desde ADICAE afirman que no están "sorprendidos" por la decisión y han confirmado que elevarán la resolución a Europa, convencidos de que la justicia "volverá a sacar los colores a la justicia española".

En su comunicado recogen las declaraciones de Manuel Campos, presidente de la asociación, que afirmaba que "con un 15-13 no se puede hacer una ley que influye a millones de hipotecados".

La PAH se suma a la indignación

Lucía Delgado, portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), se ha sumado a la postura de las asociaciones y ha calificado de "indignante" la rectificación del Supremo, al que ha acusado de plegarse a los intereses y presiones "del lobby financiero e inmobiliario".

"No puede ser que no se tenga en cuenta a los consumidores y por ello hay que replantear la justicia española, ya que las instituciones deberían velar por los ciudadanos y no por los grupos de presión", ha añadido.

La portavoz ha insistido en que la actual legislación "da sobreprotección a las entidades financieras y no protege a las familias" y por eso cree que "es una estafa hipotecaria".

En este sentido, la portavoz de la PAH ha confiado —siguiendo la misma postura que mostraba ADICAE— en que Europa "escarmiente y dé un varapalo a la justicia española, como ya lo hizo con las cláusulas abusivas, y el tiempo dé la razón a las familias".