Sin calefacción
Una mujer, en el sofá de casa, se tapa para combatir el frío. GTRES

Se acerca la primera ola de frío del otoño. Este fin de semana, además del cambio de hora, sufriremos las bajas temperaturas del frío ártico que traerá consigo nieves y heladas a la península y Baleares.

Aunque parezca mentira, la decoración ayuda a combatir el frío y hace más cálida nuestra casa.

Estos son cinco consejos para mantener la temperatura dentro del hogar:

Cortinas y persianas

Las cortinas y las persianas, no sólo adornan nuestras ventanas; también son un buen aislante. El gran número de colores, tamaños y grosores diferentes, existentes en el mercado, convierten a las cortinas en un elemento decorativo con mucho juego, que en combinación con un buen cristal de la ventana es uno de los puntos clave para evitar pasar frío éstas navidades.

Alfombras

Nos ayudan a proteger nuestros pies del frío del suelo y a la vez a mantener el calor, pudiendo ahorrar así también en calefacción. Una novedad en éste terreno, son las alfombras que contienen fibras naturales del bambú. Aíslan del frío y son aconsejables para personas con alergia al polvo, ya que, poseen cualidades hipoalergénicas.

El corcho como aislante

El corcho, por otra parte, es un aislante ecológico, tanto térmico como acústico. Es fácil de aplicar y da mucho juego porque combina con casi todo. Se puede utilizar tanto para revestir paredes, techos o interiores de armarios. Hay quienes aprovechan la gran versatilidad de éste material para aislar una pared o un espacio concreto, utilizándolo a su vez cómo tablón de anuncios. Un material ideal, ya que, no genera carga estática y es resistente al fuego.

Estanterías con libros

El papel es un aislante ideal. Así que si tienes paredes que dan al exterior, puedes aprovechar y redistribuir tu biblioteca personal y a la vez ofrecer a tu casa una mayor protección contra el frío de la calle.

Bambú

El bambú como material, se ha convertido en una alternativa ecológica y sostenible de la madera, ofreciendo una inmensa variedad de uso, tanto en artesanía  revestimientos de paredes y techos, suelos, ventanas, puertas y muebles.