Ariana Grande y Pete Davidson
Ariana Grande y Pete Davidson pasean por las calles de Nueva York. GTRES

Donde tiempo atrás había un corazón, ahora hay una bola para jugar a los bolos o algo similar. Pete Davidson habla por primera vez de su relación pasada por agua con Ariana Grande y pone el foco en esos tatuajes en honor a la pareja. Aquellos que se vuelven un quebradero de cabeza cuando la relación se termina.

"Voy perdiendo 2-0 en este tema", afirma el cómico, refiriéndose a la cara de su ex Cazzie David, que se transformó en un bosque. "Ahora tengo hasta miedo de hacerme un tatuaje de mi madre".

Durante su aparición en el programa Judd & Pete for America, Davidson reveló que no se ha tomado nada bien la ruptura. "Están sucediendo un montón de cosas, ahora mismo no me gustaría estar aquí". Nunca menciona el nombre de Ariana. "Por casualidad, ¿alguien está buscando compañero de piso?", cuestiona.

Son nueve en total los tattoos que Pete y Ariana tienen en sus cuerpos dedicados a su relación, cinco de ellos idénticos: a principios de junio, él se dibujó las iniciales de Ariana en el pulgar, una nube en el dedo corazón de la mano derecha y ella lleva el código 8418, el número de placa del padre de Davidson, fallecido durante los atentados del 11 de septiembre. Un tatuaje que también tiene él, pero en el antebrazo derecho.

Ver esta publicación en Instagram

she’s so nice to the paparazzi tho

Una publicación compartida de ArianaVideos; (@viddeoari) el23 Oct, 2018 a las 7:24 PDT

Cuando comenzó la primavera, Pete se dibujó en el cuello las archiconocidas orejas de conejito que se asocian con la cantante, pero ya no hay ni rastro de ellas. Ariana lleva escrito el nombre de él en el dedo anular izquierdo, pero se ha puesto una tirita encima para que no se le vea el tatuaje.

Ariana se separó del comediante de Saturday Night Live a principios de este mes después de un noviazgo que duró solo 120 días. Pensaban incluso en casarse y así lo anunciaron a finales de junio, pero TMZ reveló que no había nada preparado de cara al supuesto enlace: ni lugar, ni vestido y mucho menos una fecha.