Ariana Grande
La cantante Ariana Grande, en una imagen reciente. GTRES

Hace cerca de un año el terrorista suicida Salman Baedi detonó un explosivo en la ciudad de Manchester, a las afueras del recinto donde acababa de actuar Ariana Grande, segando la vida de 22 personas e hiriendo a otras 64, muchas de ellas niños que habían acudido a ver a la cantante.

Ahora, la cantante ha revelado en una entrevista en la versión británica de la revista Vogue que tras aquellos hechos sufrió estrés postraumático, algo que no había querido reconocer porque "muchas personas sufrieron una pérdida severa y tremenda" y no quería comparar su sufriento con el de ellos.

La cantante se vio aquejada por mareos y angustia cuando llegaba a casa y confesó que eran signos de trastorno de estrés postraumático "odio admitirlo, pero sí".

"Creo que mucha gente tiene ansiedad, especialmente hoy en día. Hasta mi ansiedad tiene ansiedad", dijo Grande a la revista. "Siempre he tenido ansiedad. Nunca he hablado de eso porque pensé que todos la tenían, pero cuando llegué a casa después de la gira, fue la más severa que haya pasado", revelaba.

Y aunque la cantante se repuso y pocas semanas después ofreció un concierto benéfico y colaboró en actos y encuentros con sus fans, aún no acaba de superar su trauma. "Siento que ni siquiera debería estar hablando de mi propia experiencia", decía y avanzaba que "no creo que alguna vez sepa cómo hablar sobre eso y no llorar".

La cantante no ha perdido el contacto con algunos de los fans que sufrieron heridas en aquel atentado y aún se comunica con algunos de ellos por Twitter, según contaba en la entrevista.

Una de las cosas que la ayudaron, según confesaba, fue ponerse a trabajar y ahora Grande presenta No Tears Left to Cry su primer single del próximo álbum, Sweetener.