Sánchez
Pedro Sánchez, durante una intervención. EFE

Los españoles no son optimistas con la situación política del país. Pero ese pesimismo se ha agudizado tras los meses de verano, cuando ya han pasado tres meses desde la llegada de Pedro Sánchez al Gobierno.

Según el estudio Ulíses, desarrollado por MyWord para 20minutos la única variación significativa es el empeoramiento de la valoración situación política. Así, si en la pasada oleada este indicador alcanzó su nivel máximo con 19,58 puntos tras la llegada del PSOE al poder tras la moción de censura a Rajoy, en esta ocasión retrocede hasta 16,42 puntos.

En general, todos los indicadores presentan un empeoramiento, salvo la calidad de la sanidad que mejora en 1,71 puntos y la calidad de la educación que lo hace en 0,75 puntos.

Por otro lado, la poca satisfacción con la política, la calidad y oferta del empleo, el acceso y la calidad de la vivienda, la situación económica y el cuidado de medio ambiente lastran notablemente el Índice de Satisfacción con el país.

Por el contrario, están por encima de la media el resto de indicadores, aunque solamente consiguen llegar al aprobado los logros en el deporte de élite y la calidad de la sanidad.

El ánimo personal cae ligeramente

El Índice de Ánimo Personal (IAP), que se sitúa en 64,9 sobre cien. Como en la ola anterior, el Índice de Ánimo Personal es el indicador que presenta una mayor estabilidad: ninguno de los elementos que lo conforman ha variado de forma estadísticamente significativa ni con respecto a la primera ola ni con respecto a la medición pasada.

En relación con la primera ola, el no sentirse despreciado y el tener tiempo para hacer las cosas con las que uno disfruta son los únicos indicadores que mejoran -pese a que no sea de forma significativa- (0,94 y 1,67 puntos respectivamente).

Por el contrario, los indicadores que registran una caída más elevada desde la primera ola son la confianza en uno mismo y el sentirse seguro y sin miedo (1,91 y 1,75 puntos respectivamente, aunque no de forma muy relevante).

El ánimo social tampoco aprueba

En otro orden de cosas, el Índice de Ánimo Social (IAS), que se sitúa en cuarenta puntos sobre cien. De nuevo, ninguno de los atributos del Índice de Ánimo Social consigue llegar al aprobado.

Con respecto a la primera oleada, y al igual que ocurría en la pasada, el optimismo que se percibe en la sociedad y la ausencia de desánimo y depresión presentan una mejora significativa, de 3,51 y 3,66 puntos respectivamente.

La sociedad que no desprecia al diferente y la confianza interpersonal caen ligeramente (1,02 y 1,56 puntos respectivamente), mientras que el resto de los indicadores presentan ligeras subidas inferiores a un punto.