Votando en Varsovia
Una mujer deposita su voto en una urna electoral durante las últimas elecciones europeas. EFE

En 1986 se hizo efectiva la entrada de España en la Unión Europea bajo el mandato de Felipe González. Ahora, más de tres décadas después, los españoles respaldan el proyecto comunitario: ven positivas muchas de las medidas de Bruselas. Son conclusiones de Ulises, estudio sociológico elaborado por MyWord para 20minutos, en su novena ola de 2018. Todas las medidas obtienen una valoración por encima del aprobado.

La mejor puntuada por los ciudadanos es la supresión del roaming, es decir, la supresión de los recargos al usar el teléfono móvil en otro país de la Unión Europea, que obtiene una nota de 8,31 sobre diez.

Cabe destacar que todas las medidas aprobadas desde Bruselas en los últimos años son conocidas por el 70% de la población, lo que muestra el interés de España por la actividad comunitaria. La segunda medida mejor valorada, por ejemplo, es la que obliga a que todas las bolsas y otros envases de plástico sean reutilizables o reciclables en 2030 es la segunda medida mejor valorada por los encuestados con un 8,04.

El programa de ayudas para instalar wifi gratis en espacios públicos y el registro de nombres de pasajeros para controlar la movilidad de terroristas y criminales reciben un 7,33 y 7,30 respectivamente, más siendo una medida relevante en un contexto en el que está muy presente el yihadismo.

Menos conocidas son las leyes relacionadas con el cambio climático o la protección de datos. La iniciativa que recibe una puntuación más baja es la prohibición de que se impongan precios diferentes o se impida la compra de determinados productos en función del país de residencia.

Optimismo con la UE

Con todo, la posición de los españoles respecto a la UE resulta positiva. La mitad de la población considera que España es, como consecuencia de su entrada en la Unión Europea, un país con más desarrollo económico (50%). Por el contrario, casi uno de cada tres cree que lo es menos (27,8%) y un 22,1% no tiene opinión al respecto.

Son los hombres, las personas de más de 44 años y las de mayor nivel socioeconómico y nivel educativo alto las que consideran en mayor medida que la entrada en la Unión Europea trajo beneficios económicos. Los votantes del PP (70,5%) y de Ciudadanos (64,5%) son las más optimistas en este sentido, mientras que los de Unidos Podemos lo son en menor medida (48,5%).

Otro de los puntos a tratar es el respeto que infunde el país al formar parte del contexto comunitario. El 49,6% de la ciudadanía considera que España es más respetada por formar parte de la UE mientras que el 19,9% considera que lo es menos y el 30,4% no se posiciona. Los hombres, las personas de nivel socioeconómico medio alto o más, las de nivel educativo alto y los votantes del PP y PSOE consideran en mayor medida que gracias a la UE España es un país más respetado.

Más libres e intregrados

Por otro lado, el 48,6% entiende que, a raíz de entrar en la Unión, España es un país con más derechos y libertades, aunque el 27,9% considera lo contrario y otro 23,5% no se decanta por ninguna opción. En cuanto a la integración territorial, el 44% sostiene que España está más integrada gracias a su entrada en la UE y el 25,3%, por el contrario, que lo está menos. Los residentes en Cataluña consideran menos que la media que la entrada en la UE supuso mayor integración territorial (27,2%).

En relación a la igualdad, el 40,6% de la ciudadanía entiende que el pertenecer a la UE supuso una sociedad más igualitaria, mientras que 30,3% considera que España se convirtió en un país menos igualitario. Los más jóvenes (18-24 años), las personas de nivel socioeconómico alto y los votantes del PP consideran en mayor medida que la entrada en Unión Europea ayudó a crear una sociedad más igualitaria.