Caza
Un casza F-35B de la Fuerza Aérea de Estados Unidos. Lance Cpl. Dana Beesley / WIKIPEDIA

Un caza F-35B, el modelo de avión más moderno de las Fuerzas Armadas de EE UU y que precisamente entró por primera vez en combate este viernes, en Afganistán, se estrelló este viernes contra el suelo, aunque no se ha producido ninguna víctima, informaron fuentes del Pentágono.

El incidente tuvo lugar a las 11:45 hora local (17:45 hora peninsular española) en las proximidades de la base aérea del Cuerpo de Infantería de Marina de Beaufort, en Carolina del Sur, por motivos que aún se desconocen, provocando que el piloto tuviera que salir propulsado del aparato.

La oficina del sheriff del condado de Beaufort informó a través de las redes sociales que el piloto "está bajo observación médica" y pidió a los vecinos que evitaran la zona donde ocurrió el incidente, debido a lo aparatoso del siniestro.

El accidente se ha producido apenas un día después de que el Departamento de Defensa informará de que, tras varios años de espera, este moderno caza había participado en su primera operación de combate.

Esta aeronave es una de las tres variantes de los emblemáticos F-35 fabricados por Lockheed Martin y entre sus diversas características, destacan su capacidad de despegue y aterrizaje en vertical, su sistema de sigilo y su velocidad supersónica, que le convierten en uno de los aparatos más avanzados de las Fuerzas Armadas de EE UU.

Sin embargo, su elevado coste —de 115,5 millones de dólares por aparato— y los numerosos problemas técnicos que han obligado a posponer su uso en combate durante varios años, lo convirtieron en objeto de numerosas críticas.

En la actualidad, las Fuerzas Armadas estadounidenses cuentan con un total de 61 cazas F-35B Lightning II, repartidos entre el Cuerpo de Infantería de Marina y la Armada.