El debate sobre la limitación de los aforamientos políticos que planteó este lunes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez en una reforma de la Constitución se ha desbordado este martes en el Congreso, que esta tarde votará una moción de Ciudadanos sobre este mismo tema y donde PSOE y PP han dejado clara su oposición a eliminar el fuero al Rey y su irresponsabilidad penal, tal y como pide una enmienda del PNV.

Un día después de que Sánchez propusiera una reforma exprés de la Constitución para eliminar el aforamiento de los miembros del gobierno, los diputados y los senadores "salvo en el ejercicio estricto de sus funciones", la cuestión se ha extendido al Congreso. Esta tarde vota una moción sobre aforamientos, más extensa que la que propone el Gobierno y a la que han crecido reclamaciones sobre el Rey y de tipo territorial en las enmiendas que han presentado los grupos.

La moción de Ciudadanos pide al Gobierno que modifique los dos mismos artículos de la Constitución que prevé el Ejecutivo en su reforma constitucional, el 73.1 y el 102,1, en los que se señala que los miembros del gobierno y los parlamentarios deben ser procesados por el Tribunal Supremo, no por la jurisdicción ordinaria.

Tal y como espera el Gobierno con su reforma, Ciudadanos también insta en su moción a que las comunidades autónomas modifiquen sus estatutos de autonomía para eliminar el aforamiento en sus gobiernos regionales y sus diputados.

Hasta aquí, la moción no planteaba mucho problema y, con una leve modificación, la portavoz del PSOE, Adriana Lastra, ha confiando en que se apruebe "porque es el primer paso para un acuerdo" en la reforma constitucional que buscará Sánchez entre los grupos una vez que el Consejo de Ministros apruebe el anteproyecto de reforma, que Lastra ha dicho que será este viernes.

Enmienda del PNV

Sin embargo, el debate previsto para esta tarde y, por extensión, de cara a la reforma constitucional ha empezado a tomar fuerza con la enmienda que ha presentado el PNV en la que pide que la supresión de aforamiento se extienda a todos los que tienen fuero, incluido el Rey.

Según su enmienda, el Congreso debería "proceder a la reforma de la Constitución y el resto del ordenamiento jurídico de su competencia para suprimir todos los aforamientos sin excepción, así como a modificar el artículo 56.3 de la Constitución a fin de suprimir la inviolabilidad del Rey en su actividad no institucional".

El portavoz del PNV, Aitor Esteban, ha señalado que su enmienda no hace más que defender "la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley y la regeneración democrática", conceptos que, ha dicho, "Ciudadanos siempre tiene en la boca".

Por tanto, ha considerado que la supresión de aforamiento no debería limitarse a los cargos políticos también a extenderse a "otros cargos institucionales como la Casa del Rey, todos los jueces y servicios de seguridad", ha dicho Esteban, que ha incidido en el hecho de que el monarca no pueda ser juzgado. "Queremos eliminar la duda, si se interpreta que no puede ser acusado de cometer un delito, sea un robo o, llevado al extremo, hasta un asesinato, y resulta que al Rey no se le puede llevar a los tribunales".

El portavoz del PdeCAT, Carles Campuzano, se ha sumado a eliminar el blindaje al rey, a pesar de que la enmienda que su grupo ha presentado a la moción de Ciudadanos tiene más que ver con las competencias territoriales, para dejar claro al Congreso que el Parlamento de Cataluña no va a obedecer y eliminar los aforamientos autonómicos porque la Cámara de Madrid le inste a ello.

En todo caso, Campuzano ha apuntado que "el Rey, desde [el discurso tras la consulta del 1-O] octubre pasado ha perdido legitimidad en Cataluña y hoy nadie entiende que tenga esa protección". "En este debate que está abierto vamos mantenernos en la posición de igualdad de todos los ciudadanos ante la ley".

Unas horas antes de la votación en el Congreso, también IU y ERC se han manifestado a favor de retirar el blindaje al Rey como al resto de políticos, a pesar de que el portavoz de los republicanos catalanes, Joan Tardá, ha dejado claro que una reforma de la constitución para reducir aforados no va con ellos.

Frente a la espita por la que el PNV ha aprovechado para pedir modificar las prerrogativas del rey, PSOE y PP han dejado claro que sus propuestas no van en ningún modo a este sentido.

Desde las filas del PP se ha dejado claro que "la Casa Real no se toca" y la portavoz socialista ha apuntado que "estamos hablando de aforamientos políticos", tanto en la moción de Ciudadanos como la propuesta de reforma constitucional que aprobará el Consejo de Ministros esta semana.

Delitos de corrupción

La votación de la moción sobre aforamientos que votará este martes el Congreso servirá al PSOE y al Gobierno para ver cómo respiran los partidos en relación a la reforma constitucional, entre las que ya este martes existe una diferencia clara. Mientras que el Gobierno insiste en levantar el blindaje en el ejercicio del cargo de los políticos, Ciudadanos quiere que se suprima el aforamiento en todos los casos.

Para el partido de Rivera, no tiene sentido que, por ejemplo, un diputado sea juzgado por un tribunal ordinario por conducir ebrio pero mantuviera sus privilegios judiciales para ser procesado por un caso de corrupción.

Sobre esta cuestión también se han manifestado este martes los distintos partidos, que por lo general defienden que un cargo público no pueda ser procesado por su trabajo político pero consideran inaceptable que la corrupción quedara dentro del ámbito del ejercicio de sus responsabilidades como cargo público.

"Hay que ver los límites del aforamiento, a quien afectaría y en calidad de qué", ha dicho la portavoz de IU, Eva García Sempere, para quien "no es lo mismo estar aforado para que un diputado pueda participar, por ejemplo, en una huelga general, que un parlamentario que ha robado". "Evidentemente, no hay aforamientos que valgan, esos límites están claros", ha añadido.

Para Campuzano, del PdeCAT, "el aforamiento tiene sentido en el ejercicio de las funciones" pero también cree que hay que revisar, sobre todo el hecho de que "España es el estado de Europa con más aforados". También cree que "la corrupción no debe generar ninguna duda".

"Difícilmente un parlamentario puede excusarse en su actividad política para justificar ningún tipo de corrupción", ha aseverado el portavoz del PdeCAT.

Abrir el melón constitucional

Después de la votación de la moción de Ciudadanos de este martes en el Congreso, llegará la propuesta del Gobierno para reformar la Constitución, que, de momento, no cuenta con el apoyo del PP y sobre la que partidos como el PNV o PdeCAT han advertido a Sánchez de que "se abrirá el melón" para discutir otras cuestiones.

"Sin el PP no avanza ninguna reforma", ha advertido la portavoz del PP, Dolors Montserrat, que se ha negado a opinar sobre los datos que se conocen de las intenciones del Gobierno.

La portavoz del PP ha asegurado que se trata de una "cortina de humo" para tapar la tesis del presidente y ha lamentado que el Gobierno no les haya consultado para la reforma. "Al primer partido de España, al más votado, ni siquiera se nos ha hecho una llamada para hacer esas propuestas que hizo ayer el presidente Sánchez", ha dicho Montserrat, para quien es "una frivolidad reformar la Constitución de forma exprés".

Por su parte, Esteban se ha abierto a que el PNV apoye una reforma constitucional que sólo trate los aforamientos, pero ha recordado que en la reforma exprés de 2011 su grupo pidió "el derecho a decidir".

"Me encantaría que pudiéramos hacer una reforma que afectara al titulo II (Corona) y que llevaría que la gente pudiera votar, me gustaría que la gente volviera a votar la Constitución", ha dicho Esteban, que no ha querido desvelar si después del trámite para reformar la Carta Magna que propone Sánchez el PNV pedirá refrendar los cambios en un referendum, algo que está contemplado en la Constitución y que Podemos ya ha dicho que hará.

"Si abre el melón de la reforma constitucional, la principal cuestión que hoy existe en España es la absoluta falta de legitimidad de la Constitución de 1978 en Cataluña desde la sentencia del Tribunal Constitucional de 2010" que recortó el Estatut, ha advertido Campuzano.

La portavoz del PSOE ha tratado de desviar estas ideas recordando que el Gobierno busca una "reforma simple", de dos artículos, mientras que estas demandas supondrían una "reforma agravada" de la Constitución, que precisaría de la disolución de las Cortes, elecciones y referendum.

Así se lo ha recordado a quienes piden reformar derechos fundamentales, como sería el derecho de autodeterminación del que habla el PNV. Sin citar a los partidos independentistas catalanes, Lasttra ha recomendados que quienes mencionan cuestiones territoriales deberían ir a la comisión para reformar la Constitución que se creó en el Congreso a instancias de Sánchez hace unos meses.