El verano acaba con 236 accidentes mortales en los que han perdido la vida 259 personas en las carreteras en julio y agosto, 34 más que en las vacaciones del año pasado cuando fallecieron 224. Es decir, un 15 por ciento más que en el verano de 2017.

Son las principales cifras del balance provisional de la siniestralidad en las vías interurbanas y que ha desglosado este martes el director general de la Dirección General de Tráfico (DGT), Pere Navarro, que ha admitido que "no son datos buenos".

Este balance hace referencia a los meses de julio y agosto de 2018 y no incluye las cinco víctimas mortales del accidente de autobús ocurrido este lunes en Avilés, en el conductor podría haber sufrido un desvanecimiento.

En julio perdieron la vida 127 personas, seis más que en el mismo mes del anterior año y en agosto 132, 28 más que el ejercicio pasado. Según estos datos, el pasado mes fue el peor agosto desde 2012. En cuanto a los heridos hospitalizados a consecuencia del accidente de tráfico en el mes de julio hubo 491 y en el mes de agosto 413.

Evolución del número de muertos

En verano de 2001 hubo 845 fallecidos; en el verano de 2010 hubo 362 fallecidos y el mínimo fue en verano de 2014 con 220 fallecidos. Desde el año 2012, el número de fallecidos en verano ha variado en el intervalo de 220 a 260.

Desde comienzo de este año hasta el 31 de agosto han fallecido en accidente de tráfico 799 personas, 24 más que en el mismo periodo del año anterior. Los días 1 y 2 de septiembre, días incluidos en la operación retorno se han producido 12 accidentes mortales, en los que han fallecido 12 personas.

Analizando los siniestros por sus características, de los datos de la DGT se extrae que 29 personas fallecidas en turismo no utilizaban el cinturón de seguridad en el momento del accidente, lo que representa el 23% del total de fallecidos en dicho tipo de vehículo.

Respecto al uso del casco, 1 usuario de ciclomotor y otros 2 usuarios de moto no llevaban el casco en el momento del accidente. En el caso de los ciclistas fallecidos, todos ellos hacían uso del mismo. Los 5 niños menores de 12 años fallecidos en turismo o furgoneta utilizaban accesorios de seguridad.

Si se pone el foco en el tipo de vía, el 76% de los accidentes mortales tuvo lugar en una carretera convencional y el 42% se debió a una salida de la vía. Este es el tipo de accidente que más aumenta este año (en 2017 supuso el 34% de los siniestros). En carreteras convencionales, el 37% de los conductores se salieron de la vía, de los cuales el 51% circulaba a más velocidad de la permitida, el 47% lo hacía bajo los efectos del alcohol y el 34% se distrajo.

En este sentido, Pere Navarro ha hecho hincapié en que la DGT va a seguir concentrando sus esfuerzos en "las carreteras convencionales, en el control de la velocidad, las distracciones y el consumo de alcohol y otras drogas, así como en la protección de los usuarios vulnerables", en especial referencia a los ciclistas.

Bajar el límite de 100km/h en secundarias

Además, ha avanzado este martes que está en la agenda del Ejecutivo bajar el límite de velocidad máxima de 100 km/h en las carreteras secundarias con el objetivo de homologar a España con otros países europeos como Francia que recientemente ha reducido a 80km/h. "Hemos abierto el debate para reducir el límite en las carreteras secundarias", ha dicho Navarro en la rueda de prensa.

Tras recordar que sus dos antecesores tenían sobre la mesa bajar la velocidad en este tipo de carreteras de 100 a 90km/h y de no conseguir finalmente hacerlo, Navarro, ha apelado a la prudencia y ha preferido no fijar ningún plazo para ejecutarla. "Me cuesta encontrar argumentos en contra pero en este país cada vez que tocas el tema de velocidad salen resistencias extrañas", ha bromeado el director de Tráfico antes de señalar que España, con 100km/h de límite máximo en secundarias es uno de los seis únicos países europeos que mantiene esta velocidad junto con Rumanía, Polonia, Irlanda, Alemania y Austria. Frente a estos países, a 90 km/h como máximo se encuentran Bélgica, Croacia, Grecia, Italia, o Portugal y en 80km/h Suiza, Noruega, Países Bajos, Malta, Francia Finlandia o Dinamarca.

Navarro ha indicado asimismo que el número de radares para controlar los excesos de velocidad en las carreteras españolas es de 905 en total, mientras que en Francia hay 3.953 y en Reino Unido alcanzan los 7.200 solo entre Inglaterra y Gales.

Pacto de Estado sobre seguridad vial

Desde el Real Automóvil Club de España (RACE) han calificado estos datos de "muy preocupantes" e "intolerables". Su portavoz Antonio Lucas ha recordado que "está demostrado que cuando se prioriza la seguridad vial como una estrategia política al máximo nivel se avanza mucho más". Lucas ha mostrado su deseo de que este año sea "un punto de inflexión" y se ha mostrado convencido de que "si hubiera habido 300 muertos por otra causa, estaríamos hablando de un problema muy grave". Por ello, desde el RACE exigen un pacto de Estado sobre seguridad vial e instan a los partidos políticos a recuperar este asunto en sus discursos".

En lo que a movilidad se refiere, durante los meses de julio y agosto se han producido 88,5 millones de desplazamientos de largo recorrido por carretera, con una media de 2,8 millones de desplazamientos diarios, lo que supone un aumento del 1% respecto de los desplazamientos que se registraron el verano pasado (87,7 millones). En julio se produjeron 42,3 millones movimientos de largo recorrido, un - 1% de desplazamientos más respecto a julio del año pasado. En agosto el incremento fue de un 3% respecto al mismo mes del año anterior. Concretamente en agosto se registraron 46,3 millones de desplazamientos frente a los 44,9 millones registrados en agosto del año pasado. 

Campañas preventivas

Durante los meses de verano la DGT ha desplegado una intensa actividad de vigilancia y control de la circulación a través de diferentes campañas y medidas. Se han llevado a cabo, durante los dos meses de verano, cuatro campañas especiales donde se ha intensificado la vigilancia de motocicletas, furgonetas, velocidad y alcohol y otras drogas.

La primera de estas campañas tuvo como objetivo la intensificación de la vigilancia sobre las condiciones de circulación de motocicletas. Los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia controlaron 14.680 conductores, de los cuales se denunció a 393. El 80% de estas denuncias se produjo en carreteras convencionales.

La segunda de estas campañas tuvo como objetivo la intensificación de la vigilancia sobre las condiciones de circulación de furgonetas que circulan por las carreteras. En cinco días, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia detectaron a 136 conductores de furgonetas conduciendo con presencia de alcohol o drogas en el organismo, 98 de ellos dieron positivo a alcohol y 38 a diferentes tipos de drogas. En total se controlaron 37.200 furgonetas, de las cuales 3.151 (8,5%) conductores fueron denunciados por infringir algún precepto relacionado con el tráfico y la seguridad vial.

En agosto, y con motivo de ser el mes en el que más desplazamientos se producen por carretera, la DGT reforzó la vigilancia sobre los excesos de velocidad, principalmente en carreteras secundarias. Durante esa semana (6 al 12 de agosto) se controlaron más de 380.000 vehículos y 18.312 fueron denunciados por circular a velocidades superiores a las permitidas. Durante el puente del 15 de agosto se incrementaron los controles de alcohol y otras drogas realizando más de 64.500 pruebas. En tres días, 1.133 conductores fueron detectados al volante habiendo consumido alguna sustancia psicoactiva.

Por comunidades autónomas

Respecto del verano de 2017, las comunidades autónomas que han tenido aumento del número de fallecidos han sido: Comunitat Valenciana (+13), Galicia (+11), Aragón y Castilla y León (+7), Canarias (+6), Cataluña, Comunidad Foral de Navarra y País Vasco (+3) y Región de Murcia (+1).

Andalucía, Principado de Asturias, Illes Balears, Cantabria, Castilla-La Mancha, Extremadura, Comunidad de Madrid y La Rioja presentan descensos en cuanto a los fallecidos por accidente de tráfico en el verano de 2018 respecto de 2017.