La Guardia Civil ha detenido a diez inmigrantes como supuestos responsables del salto a la valla de Ceuta del pasado 26 de julio, entre ellos al cabecilla que organizó el salto y que ha opuesto una fuerte resistencia cuando ha sido arrestado.

Fuentes del instituto armado han indicado que la detención ha tenido lugar en torno alas 8.15 horas en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de la ciudad autónoma, donde permanecían desde el día en el que se produjeron los hechos.

En esa ocasión, más de 600 inmigrantes consiguieron entrar en Ceuta tras un salto que provocó heridas a 22 agentes de la Guardia Civil, según las asociaciones del cuerpo, y lesiones también a un numeroso número de subsaharianos. "El salto más violento que recordamos", calificó entonces el suceso el director general de la Benemérita, Félix Azón.

Tras diversas pesquisas, los investigadores de la Comandancia de la Guardia Civil de Ceuta han identificado a diez de los organizadores del salto, que están acusados de atentado a agentes de la autoridad, daños y pertenencia a organización criminal. Los indocumentados utilizaron, según la Guardia Civil, radiales con baterías para violentar el vallado fronterizo y arrojaron cal viva con excrementos y aceite de baterías de coche sobre los agentes.

El cabecilla de la organización y responsable máximo del salto ha adoptado una actitud agresiva cuando ha sido detenido, mientras que el resto de los arrestos se ha llevado a cabo sin incidencias. Los agentes de la Comandancia han estado apoyados por los de la Agrupación de Reserva y Seguridad (ARS), en tanto que el juez ha decretado el secreto del sumario.

La entrada se saldó por parte de Cruz Roja con 22 guardias civiles y 132 migrantes que recibieron asistencia sanitaria. Veinte indocumentados y diez agentes fueron trasladados al Hospital, donde únicamente cinco extranjeros tuvieron que ser ingresados.


Consulta aquí más noticias de Ceuta.