Juana Rivas
Juana Rivas Archivo

Juana Rivas, la madre de Maracena (Granada) que permaneció un mes en paradero desconocido con sus dos hijos para no entregarlos al padre italiano, ha pedido que la Justicia tenga en cuenta su realidad de mujer maltratada y la de otras mujeres consideradas víctimas de la violencia machista.

El pasado miércoles la Fiscalía mantuvo la petición de cinco años de cárcel para ella por dos delitos de sustracción de menores y uno de desobediencia en el juicio en el Rivas está acusada de permanecer el verano pasado un mes en paradero desconocido con sus dos hijos para no entregarlos al padre, un ciudadano italiano.

Este hombre fue condenado en 2009 en España por lesionar a Rivas, quien lo denunció nuevamente por maltrato en julio de 2016 en Italia, denuncia pendiente de resolverse por la justicia de ese país, que sigue además otro procedimiento civil por la custodia de los niños. Durante el proceso en el Juzgado de lo Penal 1 de Granada, que ha quedado visto para sentencia, la madre defendió su inocencia y declaró que actuó convencida de que no le arrebatarían a los menores porque su expareja los "maltrataba".

En un escrito remitido este domingo Juana Rivas relata su situación para aquellas personas que quieran acercarse a su realidad, al tiempo que incide en que es una víctima de maltrato por parte de su expareja, por lo que considera que es algo que debe tenerse en cuenta en este proceso judicial.

Rivas asegura que quiere una vida digna de ser vivida para ella y sus hijos, pero considera que el "gravísimo problema" está en la aplicación de las leyes, por lo que pide que se desarrollen en la "realidad diaria" de ella y de "tantas" mujeres que sufren la misma situación en España e Italia, lo que permitirá que las víctimas dejen de "serlo".

En la nota manifiesta que siempre ha respetado la ley, al tiempo que se pregunta si existe alguna norma que diga que "a una mujer que huye del maltrato" y presenta una denuncia para que el Estado la proteja a ella y a sus hijos "se la pueda tener más de dos años sin investigar si lo que dice es verdad". "Mientras tanto, a todo lo que solicita el que es denunciado por el maltrato con antecedentes ya sentenciados, se le da prioridad", expone en su escrito, en el que subraya que sus hijos nunca debieron ser entregados a su padre sin haberse investigado la causa de su huida y la violencia que sufren.