De China a Cobo Calleja: el peligroso cangrejo invasor que acaba en el plato

Polígono industrial de Cobo Calleja, en Fuenlabrada.
Polígono industrial de Cobo Calleja, en Fuenlabrada.
ARCHIVO

Una nave del polígono madrileño de Cobo Calleja (Fuenlabrada) se ha convertido en una lonja de venta al por mayor sin control de cangrejos chinos, una especie invasora prohibida. La Guardia Civil sigue la pista para atrás -como el crustáceo- para descubrir cómo llegan a España en barcos estos peligrosos ejemplares vivos.

Los investigadores del Seprona de la Guardia Civil de Madrid han intervenido esta semana 80 kilos de Eriocheir Sinensis, el nombre científico del cangrejo chino, también llamado cangrejo de Sanghai, en una nave regentada por un ciudadano chino. De lo incautado, diez kilos estaban cargados en un camión a punto de partir hacia Bilbao.

Pero la actuación, la primera de este tipo en Madrid, del Seprona según las fuentes consultadas, no fue casual, ya que hace casi un mes la Policía Municipal de Madrid retiró casi 400 cangrejos chinos al inspeccionar cuatro supermercados asiáticos del barrio madrileño de Usera.

Es en estos locales donde el crustáceo tiene salida comercial, al considerarse un producto habitual de la gastronomía china, por lo que la Guardia Civil investiga si detrás de esta venta ilegal hay una red dedicada a la importación de cangrejos chinos, una de las cien especies exóticas invasoras más dañinas del mundo según el listado de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Su impacto medioambiental tampoco es desdeñable. Luis Suárez, responsable del programa de especies de la organización WWF, explica a Efe que el cangrejo chino habita y desarrolla en agua dulce y que el peligro de que llegue a nuestro hábitat reside en su alta capacidad para dañarlo.

Hace la fecha no se ha detectado presencia de Eriocheir Sinensis en ríos españoles, y solo hace una década la Junta de Andalucía se vio obligada a poner en marcha un programa de control al localizar una abundante población de cangrejos invasores en el río Guadalquivir.

En 2010, recuerda Luis Suárez citando los resultados de este programa, se había controlado su presencia, aunque sigue manteniendo la vigilancia y la implicación de los pescadores de la zona para advertir a las autoridades su presencia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento