Enfermedades de transmisión sexual: tipos, síntomas y tratamientos
Existen multitud de infecciones que se transmiten, principalmente, a través de la práctica sexual. Pexels

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) son infecciones que se transmiten de una persona a otra, generalmente, a través de la práctica sexual. Existen multitud, de muy variado tipo, condición y diagnóstico. El micoplasma genital, la tricomoniasis o el linfogranuloma venéreo son algunas de las enfermedades de transmisión sexual más comunes que quizá no sabes ni que existen.

El Mycoplasma genitalium ha sido la última infección en sumarse a esta lista de grandes desconocidas, aunque próximamente podría convertirse en una superbacteria. Sin embargo, existen también una serie de enfermedades de transmisión sexual que, a pesar de ser más comunes, no está claro cómo se deben prevenir. Estos son los tipos, síntomas y tratamientos de algunas de ellas:

  • Gonorrea. Es una de las más frecuentes. La Neisseria gonorrhoeae es la bacteria responsable de su aparición, y puede afectar tanto a la zona genital como la boca o el ano. Se contrae, principalmente, a partir del sexo vaginal, oral o anal y se identifica puesto que puede generar hemorragias entre los periodos menstruales, dolor al orinar o incremento de las secreciones vaginales.
  • Clamidiasis. Viene provocada por la bacteria Chlamydia trachomatis y sus síntomas, especialmente en los hombres, derivan en la constante necesidad de orinar. En las mujeres se manifiesta con un flujo vaginal espeso, que suele provocar dolor al miccionar o a la hora de mantener relaciones sexuales.
  • Sífilis. Se contagia generalmente a través de la práctica sexual. Suele provocar inflamación de los ganglios linfáticos, aunque al no tratarse de síntomas dolorosos, muchas personas no se percatan de esta enfermedad durante años. Se trata de una infección que, de ser controlada a tiempo, puede curarse a través de medicamentos.
  • Tricomoniasis. Se trata de una enfermedad que, en sus primeros días, no suele mostrar ningún tipo de síntoma. Estos, si lo hacen, aparecen a partir de la primera semana después de haberse generado la infección, que es provocada por un parasito. Mientras que los hombres pueden sufrir irritación al orinar o eyacular, en las mujeres los más comunes son molestias durante las relaciones sexuales, dolor al orinar o picor en el interior de la vagina.