Pere Navarro
El director de la Dirección General de Tráfico (DGT), Pere Navarro. JORGE PARÍS

Pere Navarro (Barcelona, 1952), que impulsó el carnet por puntos al frente de la Dirección General de Tráfico (DGT), volverá a dirigir el organismo después de que el Consejo de Ministros haga oficial su nombramiento este viernes.

Navarro fue director de la DGT entre 2004 y 2012, durante los dos Gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero. Cuando el PP llegó al poder fue sustituido por María Seguí.

Al final de su etapa en Tráfico se registraron las cifras de siniestralidad vial más bajas desde 1961 y durante los ocho años que permaneció en el cargo se redujo el número de muertes en accidentes en las carreteras a la mitad, quedando por debajo de 1.500 en 2011.

Esta mejora llevó a España de estar a la cola en el ranking de países de la Unión Europea con menos accidentes a colocarse en el cuarto puesto de la lista de estados en donde más se mejora la seguridad en las vías.

Entre las medidas impulsadas por Navarro estuvieron la creación de la Comisión de Seguridad Vial en el Congreso, la limitación a 90 kilómetros por hora en carreteras convencionales o una reducción temporal a 110 kilómetros por hora en autopistas para "ahorrar combustible".

En su vuelta a la DGT, su principal reto será la reducción de la cifra de muertos por accidentes de tráfico. Tras más de una década de caídas, en 2016 volvió a crecer y aún no ha disminuido de nuevo.

"Contentos y esperanzados"

Desde la Asociación DIA de Víctimas de Accidentes han asegurado estar "contentos y esperanzados" ante el regreso de Navarro a la dirección de Tráfico. "Valoramos positivamente su nombramiento, no sólo por su trayectoria y sus logros pasados, sino porque es el único director que ha demostrado respetar a las víctimas y trabajar seriamente por la seguridad vial y la reducción de la siniestralidad", afirman.

"Es imprescindible que Navarro reciba pleno apoyo por parte del Gobierno y de Interior, para desarrollar medidas de alcance: la seguridad vial debe ser una cuestión de Estado, hay que dotar de más medios a la Guardia Civil de Tráfico, reforzar las seguridad en vías interurbanas, etc.", agrega Francisco Canes Doménech, presidente de la asociación y de Fundtrafic.

Las víctimas, que se sienten como un colectivo con "absoluta carencia de derechos", muestran su disposición "para trabajar de nuevo de manera conjunta con la DGT" y solicitarán una reunión con su nuevo director.