Jorge Rodríguez, presidente de la Diputació de València
Jorge Rodríguez, presidente de la Diputació de València. Diputació de València

El presidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez, arrestado en el marco de una operación anticorrupción por presuntos delitos de prevaricación administrativa y malversación de caudales públicos, era una de las promesas del socialismo valenciano.

Nacido en Ontinyent en 1979, logró, con 32 años, acceder a la alcaldía del municipio en 2011 al conformar un gobierno de izquierdas junto a Compromís y Esquerra Unida, pese a que en esa época el PP de Francisco Camps logró la mayoría absoluta en la Comunidad Valenciana.

Ontinyent, pese a contar solo con una población de 35.000 habitantes, es la capital de la comarca de la Vall d’Albaida, lo que permitió a Jorge Rodríguez ser el hombre fuerte a nivel comarcal y tejer una red de alianzas primero con otros dirigentes socialistas de la zona y, posteriormente, con alcaldes y concejales de otras comarcas de la provincia de Valencia. Ya entonces se apuntaba en el PSPV-PSOE que era uno de los políticos socialistas valencianos con más futuro.

Cuatro años después, en 2015, Jorge Rodríguez arrasó en las elecciones municipales y logró una holgada mayoría absoluta. Un año antes, Ximo Puig venció en las elecciones primarias para ser candidato a la presidencia de la Generalitat al alcalde de Faura, Toni Gaspar. Puig logró el 69% de los apoyos frente al 31% de Gaspar.

En mayo de 2015, el PP de Alberto Fabra se hundió lastrado por los numerosos casos de corrupción (Gürtel, Taula, Carlos Fabra, Brugal, Fitur, Imelsa…). La izquierda logró la mayoría absoluta y Ximo Puig se impuso en el bloque del centro-izquierda con 23 escaños por 19 de la candidata de Compromís, Mònica Oltra, y los 13 de Podemos. Por su parte, el PP, con Alberto Fabra de candidato, ganó las elecciones con 31 escaños (pero perdió 24). Cs obtuvo 13 escaños.

Ximo Puig, para consolidar sus poder interno en el PSPV-PSOE, permitió a Jorge Rodríguez, antiguo aliado de sus adversarios internos (Jorge Alarte y Toni Gaspar) ser el presidente de la Diputación de Valencia.

Una vez al frente de la Diputación de Valencia, Rodríguez y su jefe de gabinete, Ricard Gallego (también arrestado), han tratado de ganar fuerza interna en el PSOE de la provincia de Valencia, en ocasiones al margen de Ximo Puig, y también frente al actual ministro de Fomento, José Luis Ábalos (ex secretario general del PSOE de Valencia).

En la batalla entre Pedro Sánchez y Susana Díaz, el hoy detenido Jorge Rodríguez se posicionó a favor de la presidenta de la Junta de Andalucía, al igual que Ximo Puig, mientras que Ábalos fue el principal apoyo de Sánchez en la Comunidad Valenciana. La contundente victoria del sanchismo, también en la Comunidad Valenciana, debilitó a nivel interno a Ximo Puig y a Jorge Rodríguez.

No obstante, Puig se presentó al congreso del PSPV para tratar de volver a ser secretario general de los socialistas valencianos y venció al candidato sanchista Rafa García, apoyado en la sombra por Ábalos, por un 56% frente a un 42%. Jorge Rodríguez confiaba en que Ximo Puig lo nombrara vicesecretario general (número 2) o secretario de Organización (número 3) para ganar fuerza interna en el partido, pero se tuvo que conformar con la portavocía de la Ejecutiva, un puesto más diluído sobre todo al estar el PSOE en el gobierno de la Generalitat y tener otros portavoces, como Manuel Mata, la voz en el Parlament.

Así, Rodríguez comenzó a distanciarse de Ximo Puig y a tratar de marcar perfil propio de cara a una futura sucesión del presidente de la Generalitat, que tiene 59 años. Su siguiente objetivo fue asumir la secretaría general del PSOE de la provincia de Valencia para convertirse en un barón provincial decisivo a nivel interno. Pero tanto a Pedro Sánchez como a Ximo Puig les convenía hacer las paces y el presidente de la Generalitat evitó un enfrentamiento a nivel provincial. Así, Mercedes Caballero, mano derecha de Ábalos, pasó a relevarle como secretaria general del PSPV-PSOE de la provincia de Valencia, y Jorge Rodríguez volvió a quedarse defraudado.

Ahora, Jorge Rodríguez, a falta de ver cómo evoluciona su caso a nivel judicial tras su detención a instancias de la Fiscalía Anticorrupción, parece tener un futuro oscuro a nivel político.