España es uno de los países con mayor biodiversidad marina de Europa. Se han llegado a describir 10.000 especies y 900 tipos de hábitats.

Además, el conocimiento y protección del medio marino en España es de los más avanzados. En pocos años la superficie marina protegida ha aumentado del 1 al 8% gracias al proyecto Life IP Intemares, el mayor plan de conservación del medio marino en Europa.

Fue puesto en marcha por el anterior Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente a través de la Fundación Biodiversidad. En este plan han colaborado WWF España, SEO/BirdLife, la Confederación Española de Pesca, el Instituto Español de Oceanografía y la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar.

Óscar Esparza, responsable de Áreas Marinas Protegidas de WWF explica en qué consiste el proyecto:

¿Qué es el Proyecto Life IP Intemares y por qué deciden lanzarlo?
España es uno de los países con mayor biodiversidad marina en Europa. Sin embargo, los usos y las actividades en el medio marino están creciendo de manera exponencial y se prevé que sigan desarrollándose, al menos, en los próximos 20 años.

Una consecuencia de esta expansión es un aumento de la competencia por el acceso a los recursos marinos y por el espacio, lo que se traducirá en mayor presión sobre un ecosistema ya de por sí bastante estresado y frágil.

El proyecto persigue conseguir que los espacios marinos que integran la Red Natura 2000 formen una red coherente, consolidada y gestionada eficazmente. Su duración es de 8 años, desde 2017 a 2024, pero esperamos que las líneas de trabajo, los compromisos adquiridos y los resultados esperados de este proyecto se proyecten más allá de esa fecha.

Para mí, el proyecto INTEMARES es un reto colectivo que consiste no solo en aumentar la superficie marina protegida en España (que es un compromiso del Estado), si no en asegurar que estas áreas marinas protegidas estén bien gestionadas y sean viables. Y esto sólo sucederá si las comunidades locales que viven en el entorno de estas áreas participan en la toma de decisiones y se involucran desde el principio en el proceso de creación, gestión y seguimiento.

¿Qué beneficios traerá a la biodiversidad y hábitats marinos?
Si conseguimos aumentar la superficie protegida y, sobre todo, gestionar bien estos espacios, podremos reducir las presiones y amenazas sobre la biodiversidad marina. También conseguiremos que el medio marino sea más resistente a los cambios o alteraciones que pueda sufrir, como por ejemplo los derivados del cambio climático y podremos garantizar un buen estado de conservación para los hábitats y las especies marinas.

¿A qué especie va a favorecer más proyecto?
En el proyecto hay acciones concretas sobre especies y hábitats que están especialmente amenazadas, pero de ellas destacaría las actuaciones sobre la nacra (Pinna nobilis) cuya población ha caído en un año en un 99% por la introducción en el Mediterráneo de un parásito que está esquilmando su población y se está extendiendo hacia las costas francesas e italianas. Se están haciendo grandes esfuerzos en un rescate de emergencia que la salve de la extinción.

¿Cuáles son los factores que más están perjudicando al medio marino en España?
La sobreexplotación de los recursos, la destrucción y fragmentación de hábitats, la contaminación, la introducción de especies alóctonas invasoras, los cambios globales como los derivados del cambio climático. Todos ellos son la causa de la degradación acelerada de los ecosistemas marinos en las últimas décadas y sus efectos son sinérgicos entre ellos.

¿Qué papel juegan los sectores socioeconómicos en todo esto?
Si bien algunos sectores económicos han sido responsables de una parte importante de los problemas ambientales, sin su implicación será muy difícil poder hacer cambios profundos que permitan mejorar, mitigar o revertir los impactos y las presiones sobre los ecosistemas marinos.

El uso de artes de pesca de bajo impacto sobre los fondos, cambios en los motores y hélices de barcos para reducir el ruido submarino, el desarrollo y empleo de materiales ecológicos que sustituyan al plástico o poliestireno, son actuaciones que la industria y los sectores económicos podrían poner en marcha en un plazo corto de tiempo y que serían de gran ayuda para resolver varios de los principales problemas.

¿Las instituciones están haciendo lo suficiente para combatir esta situación?
La implicación de las instituciones puede ayudar significativamente mediante la puesta en marcha de programas de educación a largo plazo, el fomento de la compra pública en colegios u hospitales de productos de temporada -por ejemplo, pescados de temporada capturados con artes de pesca sostenibles y responsables-, etc.

¿Cómo se puede concienciar a la gente de la importancia que tiene conservar los océanos? ¿Cómo puede colaborar una persona de manera individual?
Un entorno en buen estado ambiental repercute directamente en nuestro bienestar y calidad de vida. La sociedad tiene que ser consciente de que nuestros actos comprometen al planeta y a las siguientes generaciones. Hay que empezar a entender que acciones tan inocentes como elegir un producto u otro en el supermercado tienen importantes repercursiones ambientales y sociales. Es un proceso que no es sencillo y que exige ir adquiriendo información y compromisos.

Hay que evitar arrojar basuras, plásticos, colillas. No hay que pescar sin licencia. Ser respetuosos con nuestro entorno. Si buceas no aletees sobre los fondos o te agarres a ellos. Evita fondear con el barco sobre hábitats sensibles como los fondos de Posidonia oceanica.

¿Cómo pretenden alcanzar los objetivos del Life IP Intemares?
Los pilares sobre los que se basa el proyecto son: la innovación y la ciencia como herramientas básicas sobre las que tomar decisiones; la participación de todos los sectores, usuarios e intereses que confluyen en estos espacios; la integración de todas las políticas europeas y nacionales en el medio marino en su conjunto; y la integración de diferentes fuentes de financiación, como son los fondos LIFE, el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca, el Fondo Social Europeo, y otros fondos públicos y privados.

Durante los próximos años se van a poner en marcha más de 50 acciones vinculadas a la investigación, la conservación, la gobernanza y participación, el seguimiento y vigilancia, así como a la comunicación, sensibilización y educación. Todo ello hace del proyecto una iniciativa con un alto carácter demostrativo a nivel europeo e, incluso, mundial.