Embalse de Mequinenza desembalsando agua este mes de abril
Embalse de Mequinenza (Zaragoza), desembalsando agua durante el mes de abril. AYTO. MEQUINENZA

La situación de los embalses era una de las mayores preocupaciones para la población española a finales del pasado año y también a principios de este. Los niveles que registraban las cuencas hidrográficas de la Península en noviembre de 2017 estaban muy por debajo de las esperadas e, incluso, expertos alertaban de que eran los datos más bajos que se contabilizaban desde hacía más de 20 años. Una sequía que podría acarrear restricciones en el suministro de agua para abastecer a la población y al sector agrario y que parecía no recuperarse pese a las (escasas) lluvias de invierno.

Tampoco las precipitaciones de enero y febrero fueron suficientes para hablar de recuperación. Es mas, el último boletín hidrológico que registró un descenso de los niveles de agua acumulada fue el 13 de febrero, cuando los pantanos peninsulares descendieron hasta el 41,95% de su capacidad total. La preocupación seguía y la vista estaba puesta ya en la primavera que, aunque calurosa, también se esperaba más lluviosa.

Y así fue. Desde entonces la reserva de agua en los embalses ha crecido de forma continuada semana tras semana. Especialmente significativo fue el mes de marzo, el que más ha crecido la cantidad de agua embalsada y en el que la reserva aumentó en 16 puntos porcentuales: comenzó con un 46,91% y llegó a alcanzar el 62,38%. Según los datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), en marzo se suelen recoger de media unos 47 l/m2 y en este último se han recogido 163 litros.

Así, abril comenzó con los embalses al 63,77% y se va a cerrar al 70,2%, según los datos facilitados este lunes por el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, cifra cercana a la media de los últimos diez años en esta época: 39.920 hm3 (el 72,1%). El cuarto mes del año también ha sido muy lluvioso y como dice el refrán,«en abril aguas mil». El valor medio de las precipitaciones acumuladas desde que comenzó el año hidrológico (1 de octubre) hasta el 17 de abril ha ascendido hasta los 509 l/m2, lo que supone un 16% más que el valor normal correspondiente a dicho periodo, que es de 437 litros.

En concreto, los embalses peninsulares acumulan hasta 39.388 hm3 de agua (el 70,2% de su capacidad). Además, las reservas están muy por encima de las cifras de 2017, cuando alcanzaban el 58,6%. No se puede dar por zanjada la sequía, aunque sí es verdad que todas las cuencas hidrográficas –excepto las del Júcar y el Segura, al 35 y 28%, respectivamente– están por encima del 60% de su capacidad.

Destacan las del Cantábrico Oriental (al 95,9%), Galicia Costa (90,2), las cuencas Internas del País Vasco (al 100%); Tinto, Odiel y Piedras (93,4), mientras que el Duero, el Tajo y las Cuencas Internas de Cataluña están por encima del 73%. Una de las que más ha mejorado es la del Tajo, cuyos embalses almacenan esta semana 8.125 hm3, y entre ellos, los de cabecera de Entrepeñas y Buendía –de los que depende el trasvase al Segura– suman ya 647 hectómetros.

También la situación es buena de en los embalses de la Cuenca del Ebro, que están al 83,1% de su capacidad y superan en más de 500 hm3 la media de los últimos diez años (acumulan ahora 6.352 hectómetros).

PREGUNTAS A...

Santiago M. Barajas - Coordinador del área de Agua de Ecologistas en Acción

¿Debe seguir preocupándonos la sequía?

No deberíamos estar preocupados por la sequía sino por el exceso de consumo. Si no ponen límites al riego este verano, vamos a llegar a otoño con los embalses vacíos, y si nos toca otro otoño seco estaremos en las mismas.

¿Qué sector consume más?

Hay un gran exceso de consumo en el regadío, supone un 85% del total del consumo. Que se traduce en un 93% por los retornos. Además en los últimos 20 años se ha aumentado la superficie de riego un 21%.

¿Las sequías se producen por falta de lluvia?

Nuestro clima alterna periodos secos y periodos húmedos. Que el 2017 haya sido un año seco entra dentro de lo normal. El problema es la forma que tiene España de gestionar el agua. Es pan para hoy y hambre para mañana.

Andrés del Campo - Presidente de la Federación Nacional de Comunidades Regantes (Fenacore)

¿Hemos superado la situación de sequía?

Ha mejorado mucho, pero la sequía todavía existe, sobre todo en el levante, porque hay cuencas aún muy bajas. El problema gravísimo ya ha terminado, la campaña de riego empieza más tarde y se podrá afrontar con normalidad. También será más corta gracias a la lluvia caida en primavera.

¿Hay derroche de agua en agricultura?

En absoluto. Los cultivos necesitan un agua determinada. Ya se han hecho muchos esfuerzos: en España el 75% de la superficie regada está modernizada con riego localizado y por aspersión. Solo quedan por modernizar entre 800 y 900 mil hectáreas de los 3.700.000 que hay. El agua se utiliza con mucha eficiencia; el reto mundial es producir más con menos agua y energía y lo estamos consiguiendo en un clima muy árido como es el nuestro.

¿Hay demasiados embalses?

Sin obras de regulación y sin almacenar agua, apenas podríamos vivir 4 millones de habitantes en los meses de julio y agosto con los ratios existentes de agua por habitante. Y ante la posibilidad del cambio climático, con lluvias torrenciales y periodos de sequía más amplios, serán estas obras las que podrán aliviarlo y abastecer la demanda. En los países del entorno mediterraneo, cuanto más agua puedan almacenar y controlar, menor serán los impactos del cambio climatico.

¿Es normal que haya sequías tan fuertes?

Sí, normalmente hay una sequía importante cada 10 años y puede durar unos 3 años. Hay dos tipos: hidroefáfica, que afecta más a los cultivos de secano, y la hidrológica, cuando falta agua para abastecer la demanda. Este año hemos empezado el quinto año de sequía consecutivo y no se ha notado hasta ahora. Y ya, gracias a la lluvia, volvemos a entrar en un año casi normal. Si llueve durante un periodo de tiempo continuado es cuando de verdad se recuperan los embalses. Cuando llueve despacito y se empapa la tierra. Cuando se llega a los seis es catastrófico porque ya es hidrológica y afecta al abastecimiento de todas las poblaciones.