Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, en Ferraz.
Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, en Ferraz. EUROPA PRESS

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, afirmó este martes le "parecen verosímiles" muchas de las explicaciones dadas por el expresidente de la Junta de Andalucía Manuel Chaves en el juicio de los ERE. Chaves, en concreto, alegó que desconocía cómo se concedían las ayudas sociolaborales y a las empresas en crisis.

En una entrevista en RNE, Sánchez reivindicó el derecho a la defensa de quien fuera también presidente del PSOE y ministro en los Gobiernos de Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, que está siendo juzgado junto al también expresidente de la Junta José Antonio Griñán. En ese sentido, dijo desear "que haya justicia" y que tenga "la mejor de las defensas".

Sánchez, sobre todo, subrayó que Chaves asumió ya en 2015 sus responsabilidades políticas al renunciar a su escaño y dándose de baja como militante, incluso antes de la apertura del juicio oral, límite que fija el Código Ético del PSOE para que dimitan y se den de baja los socialistas inmersos en un procedimiento penal.

"Por tanto, desde el punto de vista político esas responsabilidades están asumidas. Yo se lo agradezco. Lo que espero y deseo por parte de Manolo Chaves es que haya justicia. Reclamamos su derecho a la defensa y que la justicia haga justicia", insistió.

Sánchez evitó ir más allá en su valoración del testimonio de Chaves porque ve necesario ser "lo más escrupuloso posible" para evitar que los jueces puedan sentirse "presionados". Si Chaves y Griñán salen absueltos porque se concluye que no han tenido "absolutamente ninguna responsabilidad en los hechos que están siendo juzgados", entonces podrán volver a afiliarse al PSOE "sin ningún problema", zanjó.

Ferraz evitó respaldar el testimonio de Chaves

Este lunes, la número cuatro de la dirección del PSOE, Carmen Calvo, evitó opinar sobre el testimonio de Chaves y recalcó que "su inocencia es un derecho que tienen todos los hombres y mujeres mientras no son condenados". "El ciudadano Manuel Chaves se está defendiendo en los tribunales y nadie tiene que interferir en eso", zanjó.

Chaves, que presidió la Junta durante dos décadas, declaró este lunes en el juicio que sigue la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Sevilla contra 22 exaltos cargos del Gobierno andaluz por el procedimiento específico por el que se concedían las ayudas sociolaborales y a empresas en crisis en el marco de los ERE presuntamente irregulares.

La Fiscalía atribuye a los 22 acusados un delito continuado de prevaricación, por el que pide diez años de inhabilitación, mientras que también ve responsables de un delito continuado de malversación de caudales públicos a 15 de los 22 ex altos cargos procesados.

Por ambos delitos, el Ministerio Público reclama seis años de cárcel y otros 30 años de inhabilitación para José Antonio Griñán, mientras que a Manuel Chaves le reclama una condena de diez años de inhabilitación por el delito de prevaricación, no acusándolo de malversación.

La Fiscalía cifra la cantidad que deben devolver estos 15 acusados por malversación en más de 741 millones en la década en la que estuvo funcionando el sistema (2000-2010), de los cuales considera que Griñán debe devolver solidariamente junto a otros acusados 483,9 millones de euros, por las ayudas concedidas entre 2005 y 2010.