Un tribunal de Edimburgo concedió este miércoles la libertad condicional a la exconsellera catalana Clara Ponsatí, que compareció en una vista preliminar sobre la extradición que reclama la Justicia española, a la vez que le impuso una serie de medidas cautelares, informa EFE.

La corte ha marcado el próximo 12 abril como fecha para una nueva vista, después de que Ponsatí compareciera unos diez minutos en una sesión en la que la antigua consejera intervino para confirmar sus datos personales.

Ponsatí se había entregado a las 11.45 horas de este miércoles en una comisaría de Policía en Edimburgo (Escocia) en cumplimiento de la Orden europea de detención y entrega (OEDE) emitida por el Tribunal Supremo.

A las puertas de la comisaría, el abogado de Ponsatí, Aamer Anwar, explicó que su cliente se entrega en virtud de la euroorden dictada por las autoridades españolas y ha hablado de "persecución política".

Anwar ya había manifestado que esperaba su cliente quedara en libertad bajo fianza, tras declarar ante el tribunal de Edimburgo en una vista preliminar sobre la extradición que reclama la Justicia española.

"Solicitaremos la libertad bajo fianza y espero, poco después de las tres de la tarde, salir por la puerta principal junto con Clara Ponsatí para hacer una declaración", apuntó Anwar a su llegada a las dependencias judiciales.

La política catalana, de 61 años, había anunciado que recurrirá la extradición a España, donde los tribunales la requieren por un delito de rebelión violenta y apropiación indebida de fondos públicos en relación con el referéndum ilegal del 1-O.

Ponsatí, además, inició este miércoles una campaña de microfinanciación para sufragar los gastos de su defensa. "Por favor, retuitead, compartid y contribuid a mi campaña de microfinanciación (...). Necesito vuestro apoyo", escribió la exconsejera en Twitter.

La iniciativa ha sobrepasado ampliamente las 40.000 libras (más de 45.400 euros) que demandaba la política inicialmente y ha recaudado más de 145.000 euros. Según su página web, el objetivo es llegar a las 150.000 libras (más de 170.000 euros).

La que fuera responsable de Educación en el Govern de Carles Puigdemont permaneció huida cuatro meses en Bélgica junto al expresident y anunció a comienzos de mes su regreso a la Universidad de St Andrews, donde hasta 2016 había ejercido como profesora.