El cardenal ha pronunciado la homilía del Domingo de Ramos
El cardenal ha pronunciado la homilía del Domingo de Ramos ARZOBISPADO

El Domingo de Ramos marca el inicio de la Semana Santa en el calendario cristiano, siete jornadas de pasión y devoción que se vive en las calles al ritmo del paso de las cofradías.

Este primer día de celebraciones, destaca porque las palmas cobran una especial importancia, ya que acompañan a los fieles en la celebración de la misa. Esto se debe a que ese día los cristianos conmemoran la entrada triunfal de Jesucristo en Jerusalén, cuando a su paso en una burra, el pueblo salió a recibirle entre aclamaciones, agitando palmas y ramas de olivo, dos árboles de la zona.

Durante la misa del Domingo de Ramos, las palmas y ramas que los fieles portan a la iglesia son bendecidas y hay quien incluso las guarda para colocarlas en ventanas y balcones durante los días de Semana Santa. Después deben conservarse un año prácticamente, hasta la celebración del siguiente Miércoles de Ceniza, ya que este día se utilizan los restos que surgen al quemar las palmas bendecidas el año anterior.

Una evolución para los más pequeños

En la actualidad, las tradicionales ramas han ido evolucionando hasta dar paso a las palmas de tamaño reducido para los niños, que se decoran con chocolatinas y gominolas que los pequeños pueden disfrutar tras la misa.

Panaderías, tiendas de aperitivos y algunos puestos ambulantes venden estos ramos decorativos, cuya fabricación artesanal se realiza con hojas de palmera, que durante su crecimiento se cubren del sol para que no adquieran el color verde característico de las palmeras.

Este mismo tipo de palmas, aunque sin gominolas ni trenzados sino en su versión más sencilla, son las que utilizan las cofradías que salen ese día, como la procesión de Domingo de Ramos en la catedral de la Almudena de Madrid, o la Hermandad de la Pasión de Pamplona para acompañar el paso "La entrada en Jerusalén". Existen en la mayoría de municipios de la geografía española.

Refranero popular

“Domingo de Ramos, quien no estrena no saca manos”, "el que no estrena el Domingo de Ramos, no tiene pies ni manos" o "Domingo de Ramos, quien no estrena se condena". Existen multitud de refranes de la sabiduría popular que sirven para recordar el inicio festivo y alegre, así como la importancia en la vida de cualquier cristiano de este día señalado a partir del que da comienzo la celebración de la Semana Santa.