¿Qué pasa ahora que Llarena ha enviado a prisión a Turull?

El candidato de Junts per Catalunya (JxCat) , Jordi Turull, comparece en el Pleno de investidura del Parlament.
El candidato de Junts per Catalunya (JxCat) , Jordi Turull, comparece en el Pleno de investidura del Parlament.
EFE

El auto de prisión incondicional que ha dictado este viernes el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena contra Jordi Turull impedirá que el exconseller pueda ser investido presidente de la Generalitat en la segunda votación de investidura prevista para este sábado en el Parlament, según el Gobierno. Su portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, ha recordado este viernes que el Tribunal Constitucional sentó doctrina al resolver el recurso del Ejecutivo contra el voto delegado de Carles Puigdemont en su investidura, que también se aplicaría a este caso, en el que Turull no podrá acudir al Parlament al encontrarse en prisión.

Al término del Consejo de Ministros, el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ha recordado que en su resolución al rescurso del Gobierno, el Tribunal Constitucional "dio origen a una doctrina sobre la investidura del presidente" de la Generalitat. "El Tribunal Consticional es muy claro: exige la presencia del candidato en esta segunda votación. Su presencia es condición 'sine quae non'".

Llarena envió a Turull y a otros cuatro exaltos cargos de la Generalitat este viernes como medida cautelar, después de dictar auto de procesamiento por un delito de rebelión contra 13 líderes independentistas en la causa del 'procès'. En su caso, la decisión del juez del Supremo excluye, según el Ejecutivo, que pueda ser investido en segunda votación en el Parlament para la que ya sólo se exigiría la mayoría simple.

El auto de prisión no es firme y Turull y los otros cuatro políticos catalanes podrían recurrirlo. En ausencia de un anuncio de cancelación, la segunda sesión del Pleno de investidura sigue en pie para este sábado en Barcelona.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento