Las labores de búsqueda de Gabriel Cruz se han intensificado este sábado en el radio más cercano al punto donde fue visto por última vez el menor: la casa de su abuela paterna, ubicada en la pedanía almeriense de Las Hortichuelas.

Allí, los agentes han continuado recabando información y contrastando las primeras versiones. La investigación ha puesto el foco este sábado en el entorno familiar del pequeño con registros en varias fincas y viviendas privadas aledañas a la casa de su abuela.

La búsqueda se ha realizado en un radio aproximado de seis kilómetros con voluntarios y a pie, y en un radio de unos 12 kilómetros de una manera más "selectiva", con profesionales equipados con medios y conocimientos adecuados para ello, según han informado desde la Guardia Civil, que recuerdan que la previsión es que el dispositivo de búsqueda se reanude este domingo.

Un total de 379 personas, entre voluntarios y profesionales, han participado este sábado en nuevas batidas para encontrar al pequeño, según ha informado el 112.

Pocas pistas

Desde el pasado 27 de febrero apenas hay pistas que arrojen luz a este caso. La camiseta hallada el pasado fin de semana por la pareja del padre de Gabriel en un terreno ya inspeccionado no hace sino arrojar más incógnitas. A pesar de que no constaba en el listado de ropa que llevaba el niño en el momento de su desaparición, sí contiene el ADN de Gabriel. No obstante, todavía se desconoce si la llevaba puesta cuando se le vio por última vez.

La capital almeriense acogió este viernes una multitudinaria concentración en la que Patricia Ramírez y Ángel Cruz, los padres del niño, subrayaron que tienen "las esperanzas más encendidas que nunca" para encontrar al pequeño.

Consulta aquí más noticias de Almería.