El 6 de febrero de 2014 quince personas murieron en la playa de El Tarajal, en Ceuta, cuando intentaban entrar en España. Otras 23 fueron expulsadas mediante las denominadas devoluciones en caliente. Este martes, cuando se cumplen cuatro años, Hervé, uno de los supervivientes de la tragedia, cuenta cómo vivió lo ocurrido aquel día: "La Guardia Civil estaba disparando a bocajarro sobre la gente que estaba en el agua".

En un vídeo difundido por la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), este camerunés, que entonces tenía 22 años, relata que, aunque no sabía nadar, fue uno de los primeros, de unos 200, que se lanzó al mar para superar el espigón que separa el territorio marroquí del español. "Tenía un chaleco que me protegía", señala.

Él había tratado de llegar a España muchas veces, todas ellas sin éxito. En aquella ocasión se sumó a un grupo de inmigrantes que intentó cruzar a la ciudad autónoma procedente de los montes cercanos. En su objetivo de superar los controles fronterizos, se arrojaron al agua.

"Salimos aquella mañana alrededor de las cinco para intentar pasar a Europa vía Ceuta, y cuando ya se veía el mar, había dos agentes de la Guardia Civil, uno en el mirador y otro que patrullaba en la parte baja", recuerda Hervé. "Cuando llegamos nos lanzamos al agua, y el policía que estaba abajo empezó a lanzar gas lacrimógeno. Comenzó a hacer espuma en el agua y ahogó a muchos de mis acompañantes. Éste disparó a bocajarro a los que estaban en el agua", continúa.

Este joven reseña que ante los gritos de socorro vieron que miembros del instituto armado se acercaban a ellos. "Pensamos que venían a salvarnos, a recogernos, pero me di cuenta que desde la embarcación estaban golpeando a los que estaban cerca", afirma.

Recurso contra el archivo de la causa

Estos hechos provocaron la imputación de dieciséis guardias civiles. El 15 de octubre de 2015 se acordó por primera vez el sobreseimiento provisional de la causa abierta por delitos de homicidio y lesiones imprudentes. El pasado 26 de enero, la jueza de Primera Instancia e Instrucción número 6 de Ceuta volvió a exculpar a los agentes y decretó el sobreseimiento libre y el archivo del proceso.

Ante esa decisión judicial, CEAR ha presentado un recurso de apelación para que se continúe con la investigación Desde la ONG consideran que el archivo "cierra en falso el procedimiento" y niega la posibilidad de nuevas pruebas y testimonios. "No se ha producido la declaración de todos los testigos residentes en Alemania ni tampoco se ha esperado a la remisión de autopsias por parte de las autoridades marroquíes", denuncian.

Los supervivientes mantienen que los agentes les dispararon pelotas de goma y gases lacrimógenos mientras se hallaban en el agua. En un primer momento esta versión fue negada por las autoridades pero posteriormente, el entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, reconoció en el Congreso que sí se habían producido esos lanzamientos, aunque "lejos" de donde estaban los inmigrantes.

Hervé fue uno de los que no consiguieron quedarse en España en aquel momento. Tras intentar alcanzar la valla cerca de cincuenta veces logró llegar a Tarifa en una zódiac en abril de 2015. Ahora tiene presentada una solicitud de asilo, para lo que ha contado con el apoyo de CEAR. Explica que se ha animado a contar su historia como homenaje a todos los que murieron en El Tarajal hace cuatro años, a sus "amigos". "Quería hablar de esta historia porque aún veo los cuerpos ahogados tumbados en la playa —argumenta—. Si hago este testimonio es por ellos. Esto es para los padres que perdieron a sus hijos en esa playa".