Carmen Calvo, secretaria de Igualdad del PSOE, en Ferraz.
Carmen Calvo, secretaria de Igualdad del PSOE, en Ferraz. PSOE

La secretaria de Igualdad del PSOE, Carmen Calvo, replicó este viernes al líder de Podemos, Pablo Iglesias, quien afirmó que los socialistas "podrían echar a Rajoy la semana que viene" con una moción de censura que, según Iglesias, apoyarían Unidos Podemos y los independentistas, que no pedirían contrapartidas en forma de referéndum en Cataluña. Calvo sostuvo que "Iglesias sabe muy bien lo que tenía que haber hecho para que la derecha no estuviera gobernando", en clara referencia al no del grupo morado en la investidura fallida de Pedro Sánchez, a comienzos de 2016.

"Que diga Pablo Iglesias esto, él que puso tantas líneas rojas...", comentó Calvo en una rueda de prensa en Ferraz tras la reunión de los responsables de los diez "acuerdos de país" en los que trabaja el partido. La número cuatro del PSOE subrayó que "con las líneas rojas la política española se bloquea", y agregó: "Nosotros a lo nuestro: a los objetivos, estrategias y normas jurídicas que den un horizonte de esperanza a este país para ver cómo salimos de las situaciones que tenemos planteadas". "Vamos a poner nuestras grandes energías en nuestro objetivos, y no van a ser otros", zanjó.

Iglesias, en una entrevista en Onda Cero, retomó este jueves la idea de moción de censura contra el Gobierno de Rajoy, algo que consideró "de sentido común", pues es necesario "sacar a los corruptos del Gobierno". Pero incluso si los socialistas aceptasen encabezar la moción, algo que no contemplan, los números de esa operación serían complicados: PSOE y Unidos Podemos suman 156 diputados, frente a los 169 de PP y Cs. Los grupos catalanes tienen 17 escaños, con lo que la suma de izquierdas e independentistas podría llegar a los 173, y serían determinantes los cinco diputados del PNV, los dos de Bildu y la representante de Coalición Canaria.

Esa misma arimética, de hecho, hizo fracasar en junio de 2017 la moción de censura que Unidos Podemos presentó contra Rajoy, con 170 noes (PP, PSOE, Coalición Canaria), 97 abstenciones (PSOE, PDeCAT, PNV) y 82 síes (Unidos Podemos, ERC y Bildu). Pese a que no sirvió para acabar con el mandato de Rajoy, en el entorno de Iglesias consideran que aquella iniciativa revirtió temporalmente la tendencia electoral negativa que, como ahora, tenía entonces Podemos en las encuestas.