El expresidente de Cataluña Carles Puigdemont se ha presentado, a las 6.00 horas (05.00 GMT) de este lunes, en el aeropuerto de Bruselas-Charleroi para tomar un vuelo de la compañía Ryanair hacia Dinamarca, donde pretende participar en un debate organizado por el departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Copenhague.

El líder de Junts Per Catalunya ha emprendido este viaje pese a que la Fiscalía española afirmó este domingo que solicitaría "inmediatamente" que se active la orden internacional de detención contra él en el caso de que se desplazase al país nórdico. Y así lo ha hecho: el Ministerio Público ya ha pedido al juez del Tribunal Supremo Pablo Llanera que reactive la euroorden.

El vuelo ha despegado sobre las siete de la mañana y Puigdemont ha viajado en primera fila, junto a su amigo Josep Maria Matamala, quien le acompaña desde que llegó a la capital belga, y el mosso d'escuadra que actúa como su escolta, según publica La Vanguardia. El aterrizaje en Copenhague se ha producido minutos antes de las 8.30 horas.

La Universidad de la capital danesa espera al expresident para un coloquio sobre el proceso independentista, en su primer viaje fuera de Bélgica desde que recaló en este país a finales de octubre tras salir de España. El debate, previsto para las 14.00 horas, se realizará bajo el título "¿Cataluña y Europa, en una encrucijada por la democracia?".

Puigdemont se encuentra en Bruselas desde hace tres meses cuando huyó, junto a cuatro consejeros de su Gobierno, para evitar comparecer ante la Justicia española que lo acusa de los presuntos delitos de rebelión, secesión y malversación de cargos públicos, al haber encabezado el proceso que terminó con la declaración unilateral de independencia el pasado 27 de octubre.

El 5 de diciembre, el juez Llarena decidió retirar las órdenes europeas de detención dictadas contra los cinco, pero mantuvo la advertencia de arrestarlos en cuanto entren en España.

"Puede pasar de todo"

Antes de conocerse la decisión de la Fiscalía, el abogado de Puigdemont, Jaume Alonso-Cuevillas, ha asegurado en declaraciones a Catalunya Ràdio que podía "pasar de todo". "Le podrían detener, sí. Dictar la euroorden es algo rápido. Sería muy fácil y paralelamente conlleva que se activen los mecanismos de cooperación policial de forma rápida", explicaba.

El letrado ha recordado no obstante que si el Ministerio Fiscal danés acepta la orden europea de detención sería una medida "recurrible".

"Es posible que no se curse la euroorden y que España se ahorre el riesgo de volver a hacer el ridículo", ha agregado.

Competencia de los jueces

El ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, ha recordado que la decisión de reactivar una orden internacional de detención contra el expresident "compete a los jueces". 

"El señor Puigdemont está sujeto a un procedimiento judicial en España, fuera de ella, de momento, sus movimientos son libres dentro de la Unión Europea", ha afirmado el jefe de la diplomacia española a su llegada al Consejo de Ministros de Exteriores, que se celebra en Bruselas.

El ministro ha dicho no querer pronunciarse al respecto dado que "es una cuestión que está sometida a tramitación judicial en estos momentos y el Gobierno no tiene mucho que decir".

Sobre si habrá algún representante de la embajada española en Dinamarca, invitada al debate por la Universidad, Dastis ha dicho no conocer "los detalles, pero cuando a uno le invitan, acude".

El Gobierno ha puesto a disposición de la Fiscalía toda la información que tienen las fuerzas de seguridad del Estado sobre la situación del expresident, aunque ha incidido en que la decisión de solicitar la euroorden corresponde a la justicia.