Carles Puigdemont
El expresidente de Cataluña Carles Puigdemont a su llegada al aeropuerto de Copenhague procedente de Bruselas. EFE

La Fiscalía ha pedido este lunes al juez del Supremo Pablo Llanera que reactive la euroorden de detención contra Carles Puigdemont, que ha viajado esta mañana desde Bruselas hasta Copenhague para participar en una conferencia en la universidad de la capital danesa.

El Gobierno ha puesto a disposición de la Fiscalía toda la información que tienen las fuerzas de seguridad del Estado sobre la situación del expresidente de Cataluña Carles Puigdemont y ha asegurado que está dispuesto a colaborar en todo momento con las necesidades de la justicia.

El abogado del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, Jaume Alonso Cuevillas, ha explicado por su parte que la decisión de detenerle la debe tomar la Fiscalía danesa, por lo que no lo descarta ya que la relación entre fiscalías es "más fluida", pero esta decisión es recurrible ante un tribunal, y de ello debería encargarse un abogado danés, ha añadido.

Sin embargo ha admitido que si su representado viaja a Dinamarca, "el riesgo de detención es bastante alto".

En sendas entrevistas en Rac 1 y Catalunya Ràdio, Cuevillas ha puntualizado que "es posible que el fiscal diga que sí de entrada, pero después deberá tener la última palabra un tribunal".

Ha indicado que en la mayoría de códigos penales europeos, también el belga, prevén el delito de rebelión, pero requieren violencia y el uso de armas, y "esta circunstancia no se ha dado".

Respecto a qué le aconsejaron a Puigdemont sobre el viaje, se ha limitado a decir que como abogados han analizado todos los escenarios pero la decisión la toma él en función de todos los factores, también los personales o políticos, añadiendo que la previsión es que se quede dos días en Copenhague.

Puigdemont ha aterrizado este lunes en la capital danesa, donde pretende participar a las 14.00 horas en un debate organizado por el departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Copenhague bajo el título de ¿Cataluña y Europa, en una encrucijada por la democracia?.

La coalición de Gobierno danesa ha anunciado que no acudirán a la cita prevista para este martes con Puigdemont en el Parlamento

En su primera salida de Bélgica desde que recaló en ese país tras dejar España, declinó hacer declaraciones a los numerosos medios que se habían dado cita en el aeropuerto para registrar su llegada.

En los planes del político catalán, el candidato a ser investido presidente de la Generalitat, está también reunirse mañana martes con diputados daneses en la sede del Parlamento del país nórdico, según anunció el viernes Magni Arge, miembro de una formación independentista del territorio autónomo de las Islas Feroe.

Los partidos de la coalición de Gobierno danesa han anunciado que no acudirán a esa cita, para no involucrarse en asuntos españoles ni dar la impresión equivocada de que simpatizan con los separatistas catalanes, según han explicado.

La Fiscalía General del Estado anunció este domingo que solicitaría "inmediatamente" que se activara la orden internacional de detención contra el líder de Junts Per Catalunya en el caso de que abandonase Bélgica y se desplazase a Dinamarca.

Desactivación de la orden

El pasado 5 de diciembre, Llarena decidió retirar las órdenes europeas de detención dictadas contra Puigdemont y los cuatro exconsejeros imputados por el proceso independentista que se encuentran con él en Bruselas, pero mantuvo la advertencia de arrestarlos en cuanto entren en España.

Llarena consideró que se debían retirar las órdenes europeas que emitió contra ellos la Audiencia Nacional porque podrían condicionar la evolución de la investigación y los posibles delitos por los que se pueda procesar a los imputados.

Los delitos de rebelión y la sedición no están recogidos en el ordenamiento jurídico belga, lo que impedía que Puigdemont fuera entregado para su procesamiento en España por estos dos delitos.

Si Puigdemont tomara la decisión de regresar a España sería inmediatamente detenido al pesar sobre él los cargos que el Tribunal Supremo le imputa, algo que dificulta una posible investidura como nuevo presidente regional de Cataluña.

La Fiscalía danesa guarda silencio

La Fiscalía danesa rechazó este lunes pronunciarse sobre una hipotética orden de arresto europea contra el expresidente de Cataluña Carles Puigdemont: "No tenemos ningún comentario sobre el caso", dijo a Efe Simon Gosvig, portavoz del ministerio fiscal danés.

Si el Supremo español decide reactivar la orden, Puigdemont sería detenido por la policía danesa y llevado ante un juez, y el fiscal general del Reino de Dinamarca —responsable directo del caso— pediría entonces que le fuera decretada prisión preventiva.

El fiscal reclamaría a las autoridades españolas el envío de la documentación relacionada con el caso y, en base a eso, adoptaría una decisión, que puede ser apelada ante los tribunales.