Detención de un presunto yihadista
Detención de un presunto yihadista. Biel Aliño / EFE

Un supuesto yihadista que la Audiencia Nacional dejó en libertad con cargos, tras ser detenido en noviembre por la Policía Nacional en Sagunto (València), ha ingresado en prisión acusado de distribuir pornografía infantil, después de que los investigadores hayan aportado pruebas en este sentido.

Fuentes del caso han indicado que ha sido el titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Sagunto quien ha decretado la prisión de este hombre, de 47 años y origen marroquí, que fue detenido el 6 de noviembre en esa localidad acusado de formar parte del aparato de captación de Estado Islámico, ya que se dedicaba a reclutar y adoctrinar jóvenes para enviarles a zonas de conflicto.

Durante los registros policiales practicados, los agentes de la Comisaría General de Información encontraron algunos indicios de haber estado en posesión de contenidos pedófilos, a pesar de que el detenido es un experto informático y había limpiado su ordenador.

Tras el arresto, fue trasladado a la Audiencia Nacional y el magistrado Santiago Pedraz le dejó en libertad a petición del ministerio público con la obligación de comparecer semanalmente en el juzgado más próximo a su domicilio, de entregar su pasaporte y de no salir del país.

En cualquier caso, los contenidos pedófilos hallados fueron remitidos al juzgado de Sagunto, que el imputó un delito de posesión de pornografía infantil, que está penado con entre 3 meses y un año de cárcel y, por tanto, no supondría el ingreso en prisión por ser una pena inferior a los dos años.

De todos modos, al encontrarse en España en situación irregular en España fue de nuevo detenido por la Policía e ingresado por orden judicial en un Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) para su posterior expulsión.

Mientras tanto, los investigadores de la Policía especializados en delitos informáticos continuaron las pesquisas y encontraron pruebas suficientes para acusarle no sólo de tenencia, sino también de distribución, un delito que conlleva más pena. Ante estas nuevas pruebas, el juez de Sagunto ordenó el ingreso en prisión provisional de supuesto yihadista, han señalado a Efe las mismas fuentes.

Este hombre fue arrestado al considerarle los investigadores principal responsable de reclutar y enviar a Irak a un joven marroquí de 26 años en noviembre de 2014, quien acabó muriendo en un atentado suicida mes y medio después de llegar, según informó en su día el Ministerio del Interior.

Su atentado suicida, cometido con un camión lleno de explosivos, les costó la vida a 33 soldados iraquíes y causó decenas de heridos. Durante el tiempo que ambos compartieron juntos en la localidad valenciana, el detenido ofreció de manera incesante contenido y propaganda yihadista al terrorista fallecido, quien dormía de manera habitual en su domicilio.