Familiares y amigos de Andrea
Familiares y amigos con el féretro de la joven de 20 años que murió este sábado en Benicàssim (Castellón). EFE

Los Mossos d'Esquadra detuvieron este martes a un hombre como presunto autor de la muerte de su pareja, ocurrida en Navidad en la localidad barcelonesa de Sant Adrià de Besòs. La fallecida había denunciado a su agresor al menos en dos ocasiones en las últimas seis semanas por maltrato, aunque luego "no quiso continuar" con el proceso judicial, según el TSJ de Cataluña.

Según ha informado la policía catalana, el detenido es un hombre de 34 años y nacionalidad española. Fueron los vecinos los que dieron el aviso de que, al parecer, él había matado de forma violenta a su novia. Poco después hallaron el cadáver "torpemente enterrado" en un descampado del barrio cercano a las vías del tren. Ella tenía 30 años.

Por otro lado, la Policía Nacional confirmaba también este martes que Andrea, la joven de 20 años que murió el sábado en Benicàssim tras colisionar el vehículo en el que viajaba junto a su expareja, Víctor, un joven de 29 años también fallecido en el choque, fue "introducida a la fuerza" en el turismo. Andrea había puesto fin a la relación en noviembre y en diciembre él la había intentado atropellar. Como consecuencia de esa denuncia, el juez había dictado orden de alejamiento y puesto una agente de protección a su servicio.

Las dos últimas víctimas murieron a pesar de haber denunciado. Se repitió lo ocurrido en noviembre en Elda (Alicante), cuando Imanol mató a su expareja, Jessica, en el colegio de su hijo unos días después de que ella lo denunciara por cuarta vez.

Estas muertes espeluznantes evidencian fallos en el sistema de protección de las mujeres que dan el paso y denuncian los malos tratos.

La estadística oficial del Ministerio de Sanidad recoge que, a fecha de 26 de diciembre, hay ya 46 mujeres víctimas mortales de la violencia de género en España. Otros cinco casos están bajo investigación, por lo que la cifra podría ascender a 51, superando el conjunto del año pasado, 44.

El repunte de víctimas mortales llega precisamente el año en el que España ha aprobado el primer Pacto de Estado contra la Violencia de GéneroEl repunte de víctimas mortales llega precisamente el año en el que España ha aprobado el primer Pacto de Estado contra la Violencia de Género. Las mujeres muertas a manos de sus parejas o exparejas en 2017 eran, según la estadística, mayoritariamente españolas (30), y principalmente tenían entre 31 y 40 años. Más de la mitad convivían con el agresor, pero el resto estaban separadas o en vías de separación.

Por comunidades, la región de Madrid y la Comunitat Valenciana son las que más víctimas mortales acumulan, seguidas de Cataluña y de Andalucía. Entre todas dejan 23 menores huérfanos.

El año que ahora toca a su fin será, sin embargo, tristemente recordado por un lamentable incremento en el número de niños menores de edad asesinados por sus padres en venganza contra sus madres. La estadística oficial recoge que ocho niños y niñas fueron asesinados por culpa de la violencia de género. Es el peor dato desde que se recoge esta estadística, desde 2013.

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad –con la ministra Dolors Montserrat a la cabeza– ha convocado para hoy a la Comisión de Igualdad, en la que Gobierno, comunidades autónomas y ayuntamientos abordarán la coordinación de aplicación de las 213 medidas que conforman el Pacto de Estado contra la Violencia de Género aprobado el pasado 28 de septiembre.

Entre los retos que los especialistas destacan como prioritarios del pacto se cuenta precisamente garantizar al máximo la seguridad de aquellas mujeres que dan el paso de denunciar malos tratos.

Cuando suben las denuncias a ritmos del 10%, a razón de 40.000 mujeres por trimestre, y las condenas cada vez son más habituales, en siete de cada diez procesos judiciales por maltrato, las expertas consideran que urge "poner en marcha medidas de protección" para que las mujeres se sientan seguras.

Sin contar con las dos últimas víctimas mortales, las de Benicàssim y Sant Adrià de Besòs, que aún no constan en la estadística oficial, en lo que va de año una de cada cinco fallecidas había presentado denuncia por malos tratos contra su agresor (17,4%). De ellas, el 15% solicitó alguna medida de protección y el 13% la tenía en vigor. Lo que, sin embargo, no impidió que sus parejas o exparejas les quitaran la vida.

Dos detenidos en València

Por otra parte, la Policía Local de València detuvo en la madrugada del domingo a un hombre de 58 años por intentar ahogar y estrangular a su pareja en su domicilio de la avenida Blasco Ibáñez. La mujer fue auxiliada por una patrulla que pasaba por la zona y escuchó sus gritos pidiendo auxilio. También en València fue detenido el día de Navidad un búlgaro de 63 años acusado de violencia doméstica y atentado a la autoridad. Agredió a su mujer y a la hija de esta, embarazada.