Desafío independentista
La decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona, María Eugenia Gay, y miembros de la Comisión independiente para la mediación, el diálogo y la conciliación. EUROPA PRESS

Mariano Rajoy y Carles Puigdemont ignoran las llamadas al diálogo que tanto el Gobierno central como el catalán han recibido en las últimas 48 horas para tratar de rebajar la tensión y reconducir la crisis generada por los planes secesionistas de la Generalitat.

Partidos, instituciones y personalidades nacionales e internacionales han reaccionado a las cargas policiales para confiscar las urnas del referéndum ilegal del pasado 1 de octubre y a las escenas de persecución a los agentes de la Policía y de la Guardia Civil desplazados a Cataluña con apelaciones al entendimiento y a la negociación, en un intento de rebajar la tensión y de evitar una quiebra definitiva de la convivencia entre ciudadanos.

La Comisión Europea; el grupo liberal europeo (ALDE); el presidente francés, Emmanuel Macron; el ministro de Exteriores del gobierno alemán, Sigmar Gabriel, o el líder de la oposición británica, Jeremy Corbyn, han respaldado la defensa de la legalidad española frente al independentismo, pero han invocado una solución pacífica y negociada, toda vez que la violencia "nunca puede ser instrumento de la política", según el portavoz del ejecutivo comunitario, Margaritis Schinas.

El 'president' ha abierto la puerta, pero se niega a detener la DUI, como le exigen desde Moncloa para empezar a conversarEl discurso europeo corre en paralelo a las apelaciones al diálogo a nivel interno, que se extienden desde los partidos políticos a las patronales empresariales, los sindicatos, los colegios profesionales y las organizaciones sociales. La última en sumarse ha sido la Conferencia Episcopal, que si bien ha rechazado su intervención directa en la crisis, ha mantenido reuniones con Rajoy y Puigdemont a través de los arzobispos de Madrid, Carlos Osoro, y Barcelona, Juan José Omella, para favorecer la apertura de un canal de comunicación.

Además, han surgido mediadores. El Colegio de Abogacía de Barcelona ha abierto una mesa "independiente" para ofrecer su arbitraje. A la misma se han sumado, entre otros, el FC Barcelona, que se ha declarado a favor de la consulta ilegal. Rafael Ribó, Síndic de Greuges (el Defensor del Pueblo catalán), está dispuesto a elaborar propuestas de resolución no vinculantes en el marco de sus competencias. Incluso el Consejo Evangélico de Cataluña quiere "contribuir a la mediación".

El PSOE exige la puesta en marcha de la comisión de estudio del modelo territorial que el Congreso aprobó el pasado 21 de septiembre. "Tiene un título amplio para que hablemos de modelo de Estado, de financiación, de reconocimiento, de competencias...", recalcó este jueves el socialista Patxi López en conversación con a 20minutos. ¿Y por dónde empezaría a trabajar la comisión? "Por el diagnóstico. Hay que hablar de los recursos económicos, de tensiones competenciales, de los reconocimientos y agravios... Y, paralelamente, se podrían cambiar otras leyes e ir buscando soluciones", detalla López.

El PP rechaza cualquier mediación hasta que la Generalitat no abandone sus planes secesionistas, algo que Carles Puigdemont y sus socios se niegan a hacer. Eso incluye la petición de intervención que el lehendakari Iñigo Urkullu ha hecho al presidente de la Comisión Europea, Jean Claude-Juncker. "Ninguno quiere cargar con el coste político a pesar de que ya estamos fuera de los límites de lo razonable", aseguran fuentes del PNV.

Propuestas de mediación

Maria Eugenia Gay, presidenta del Ilustre Colegio de Abogacía de Barcelona (ICAB): Es la impulsora de la Comisión Independiente para la Mediación, el Diálogo y la Conciliación.

Josep María Bartomeu, presidente del FC Barcelona: El club se ha adherido a la plataforma encabezada por el ICAB, en la que también están CCOO, UGT y representantes universitarios.

Guillem Correa, secretario general del Consejo Evangélico de Cataluña: Se ha puesto a disposición de las autoridades para "contribuir a la tarea de mediación" entre las partes.

Iñigo Urkullu, lehendakari por el PNV: Ha escrito al presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, para intentar que se abran "cauces de diálogo político que están cerrados".

Rafael Ribó, Síndic de Greuges de Catalunya: El Defensor del Pueblo catalán ha condenado la violencia policial del 1-O y se ha ofrecido a redactar propuestas para resolver la crisis.

Pablo Iglesias, secretario general de Podemos: El partido ha creado una mesa de partidos que incluye al PDeCat y ERC para que Rajoy y Puigdemont elijan a sus mediadores.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.