José Manuel Franco, candidato a la Secretaría General del PSOE-M.
José Manuel Franco, candidato a la Secretaría General del PSOE-M. EVA ERCOLANESE

José Manuel Franco (Puebla de Brollón, Lugo, 1957) es el favorito en todas las apuestas para hacerse con la Secretaría General del PSOE de Madrid, una federación tradicionalmente convulsa que celebra primarias este sábado. La actual líder y alcaldesa de Getafe, Sara Hernández, no opta a la reelección y apoya a Franco, que coordinó la campaña de Pedro Sánchez en las primerias federales y cuenta con el visto bueno de Ferraz.

El equipo de Franco espera superar el 50% de los votos en la primera votación y evitar una segunda vuelta que se celebraría el sábado 7 de octubre, y donde se medirían los dos candidatos con más apoyos entre los 15.482 militantes con derecho a voto. Actual portavoz adjunto en la Asamblea de Madrid, lleva desde 1995 como diputado autonómico y cuenta con una larga trayectoria en el PSOE-M. Sus afines le definen como un hombre capaz de pacificar el partido.

El PSOE lleva más de 20 años sin gobernar la comunidad, casi 30 sin gobernar el ayuntamiento y décadas de división interna. ¿Cuáles son sus grandes males?

Ha habido causas internas y externas. La crisis económica ha castigado en exceso al PSOE, porque de alguna manera se nos ha hecho responsables de la crisis. A nivel interno, hemos estado demasiado preocupados por cuitas que importaban poco a la ciudadanía. Lo curioso es que han sido por motivos secundarios o personales, no porque haya habido una fractura ideológica. Ese cúmulo de circunstancias nos han llevado a estar en la oposición y eso es lo que queremos corregir: queremos un partido unido, serio, cohesionado y con un proyecto de izquierdas para desalojar al PP en 2019.

La actual secretaria general, Sara Hernández, decidió no presentarse y apoyarle. Sus rivales en las primarias dicen que hubo un acuerdo por arriba para intentar evitar la segunda vuelta. ¿Qué tiene que decir a eso? ¿Y cómo valora la etapa de Hernández?

Esa idea de acuerdo por arriba es lo más alejado de la realidad. Yo pretendo la unidad en torno a nuestro proyecto, y parece ser que nuestro proyecto tenía muchas coincidencias con el de Sara Hernández y que decidió sumarse. Hasta aquí la realidad de los hechos. En cuanto al trabajo de Sara y su equipo en este pasado inmediato soy muy comprensivo, porque les ha tocado llevar el partido en un momento muy complicado. Han trabajado con la mejor voluntad, sin embargo, es evidente que no ha sido suficiente.

Usted coordinó la campaña de Pedro Sánchez en Madrid, dijo que se presentaría si él lo veía con buenos ojos... ¿Qué grado de autonomía tendrá el PSOE-M con usted al frente con respecto a la dirección federal de Sánchez?

Hay un matiz importante: no hubo ninguna petición de permiso a Pedro Sánchez para presentarme ni muchísimo menos, fue una decisión propia, aunque es verdad que auspiciada por el apoyo de muchos compañeros que en principio apoyaron la campaña de Sánchez y le votaron. Estoy convencido de que con la Ejecutiva federal, que está siendo impecable en su neutralidad, trabajaremos conjuntamente pero sin falsas tutelas. Lo que sí vamos a intentar es trasladar el espíritu y las resoluciones del 39 Congreso Federal a Madrid, eso sí, eso es evidente.

Los nombres propios

Ha dicho que querría que Ángel Gabilondo fuera de nuevo el candidato del PSOE a la Comunidad de Madrid. ¿Debería pasar por unas primarias?

A nivel personal me gustaría que él quisiera ser candidato. Dicho esto, la última decisión la tienen que tomar los militantes. ¿Cómo se conjuga esto? En primer lugar, tenemos que saber si Ángel Gabilondo está dispuesto a presentarse o no. Y, en segundo lugar, estoy absolutamente convencido de que si decide dar el paso será el primer interesado en someter esa decisión a la voluntad de los militantes. Hay que habilitar las normas y los procedimientos adecuados para que eso sea posible.

¿Pero a través de unas primarias o de un proceso como el que ya vivimos en 2015, de consulta en las agrupaciones?

La única condición es que se pronunciase la militancia. La forma la considero menos importante. Quizá sea importante, sobre todo de cara al futuro, habilitar un procedimiento para que cualquier persona que quiera encabezar una lista deba pasar por unas primarias aunque no sea militante. Si del congreso no saliese eso, considero fundamental una consulta a las bases.

Gabilondo llegó tras la destitución de Tomás Gómez por parte de la dirección federal. ¿Fue aquella una buena decisión de Ferraz o una injerencia que no se debería haber producido?

Toda nuestra campaña en estas primarias está basada en hablar del futuro. Prefiero superar los problemas que ha podido haber en el partido en Madrid e intentar que no se repitan. Por supuesto, tiene que haber debate interno, pero deberíamos volcarnos más con nuestra acción exterior.

Eusebio González Jabonero cree que la oposición a Cifuentes no está siendo todo lo contundente que debería. ¿Cómo valora usted esa oposición, está haciendo mella el PSOE al PP?

Yo creo que sí. Lo que pasa es que la oposición puede contemplarse desde varios aspectos. Hay compañeros que tienen la opinión legítima y respetable de hacer una oposición ruidosa, pero a veces lo más ruidoso no es lo más efectivo. A veces lo más efectivo es una oposición seria, con propuestas alternativas, como estamos haciendo. Si nos piden que hagamos ruido, que nos dediquemos a la algarada, yo creo que se han equivocado de grupo parlamentario.

¿Y cree que esas propuestas en el ámbito parlamentario llegan a la calle?

Ese es uno de los grandes retos que tenemos, que el gran trabajo que se hace en la Asamblea y en muchos ayuntamientos lo conozcan los ciudadanos. De esa manera se superaría la gran desafección que se produce con las fuerzas políticas en general y con el PSOE en particular.

Cifuentes era dirigente del PP cuando se produjeron casos de corrupción.¿Cifuentes es un cambio de etapa en el PP o sigue siendo un PP vinculado a casos de corrupción?

Yo creo que es lo último, básicamente porque ha sido dirigente del PP cuando se estaban produciendo casos de corrupción que ahora han llevado a la cárcel a los secretarios generales del partido y al propio expresidente de la Comunidad de Madrid. Cristina Cifuentes no puede ser ajena a todo lo que está pasando en su partido. El PP, aunque quisiera regenerarse y aunque quisiera regenerar la vida política en Madrid, no puede ya. Está absolutamente incapacitado para ello.

¿Debe el PSOE entrar en el Gobierno de Manuela Carmena en el Ayuntamiento de Madrid?

Lo tendrá que estudiar la próxima Ejecutiva. Es cierto que falta un año para que el partido empiece a ver las listas, posibles candidatos, y no sé si es conveniente afrontar ahora grandes cambios, pero no estoy prejuzgando. En última instancia, si tomamos una decisión drástica de entrar hipotéticamente en el Gobierno, yo creo que debería ser consultada la militancia de Madrid.

¿Qué perfil tiene que tener un buen candidato del PSOE a la Alcaldía de Madrid?

Básicamente ser una persona honrada, eso es fundamental, que no genere la más mínima duda entre los ciudadanos sobre su honradez. También se necesita un poso intelectual importante, un consenso muy amplio entre los militantes, conocimiento de los problemas de los madrileños y que sea capaz de generar equipos.

¿Qué opina de Cristina Narbona como posible candidata?

Sería una magnífica candidata no sólo al Ayuntamiento de Madrid, sino a cualquier institución a la que se presentase. Es una persona que reúne los requisitos que acabo de comentar y sería, insisto, una magnífica candidata. Es posible que de aquí a que se inicie el proceso salgan más posibles candidatos también magníficos.

Si gana, ¿integrará en la dirección a miembros de otras candidaturas o planteará una ejecutiva monocolor? ¿Contaría con Juan Lobato o Eusebio González Jabonero?

Las personas creo que son lo menos importante, lo que me gustaría es que haya integración en torno a un proyecto, el nacido del 39 Congreso Federal. Si a ese proyecto deciden sumarse compañeros, serán bien recibidos.

En Madrid, si usted gana, habrá bicefalia porque ya ha dicho que no quiere ser candidato. ¿Ante una decisión complicada, manda el secretario general o manda el cargo institucional?

No se va a dar ningún problema, porque vamos a ser lo suficientemente responsables como para que no los haya, para que cada compañero se ocupe de los temas que le competen y no interfiera en los compañeros que están en otros lugares. Y mandar mandan los militantes. Las grandes decisiones, si mi proyecto gana, la tendrán los militantes siempre.

La vida de los madrileños

¿Qué opina del plan de Carmena para cerrar al tráfico gran parte del centro de la ciudad de Madrid y reducir la contaminación?

Soy partidario de mejorar la movilidad y mejorar el cuidado del medio ambiente, pero todas las medidas que se refieran a eliminar el tráfico rodado de calles o a peatonalizar calles deben hacerse contando con la opinión de los vecinos, los comercios, y anteponiendo los intereses de los ciudadanos a los megaproyectos. Contemos con los ciudadanos antes de afrontar estos temas.

Una de las banderas de Esperanza Aguirre fue el bilingüismo en la escuela pública. ¿Cuál es su diagnóstico sobre su funcionamiento? ¿Qué se puede hacer para mejorarlo?

Nuestra apuesta es clara y decidida por la educación pública, universal, gratuita y de calidad. No podemos consentir es que mientras buscamos una educación de élite en determinadas zonas del territorio de Madrid, haya otras partes del territorio donde los niños tienen que ir a clase casi con casco porque hay aulas donde caen cascotes porque no hay la adecuada inversión. No hay una apuesta con el PP por una educación pública y de calidad.

No se puede consentir que se deriven recursos públicos para la sanidad privada.¿Es partidario de recuperar la gestión pública de todos los centros de salud y hospitales?

Como socialista, defiendo el Estado de bienestar. La sanidad es un pilar básico, y en Madrid no se puede consentir que mientras hay una atención primaria deficiente, mientras hay unas listas de esperas quirúrgicas del tercer mundo, se estén derivando recursos públicos para la sanidad privada, eso no lo podemos consentir y contra eso lucharemos con todas nuestras fuerzas.

Finalmente, sobre Cataluña. ¿Le preocupa el 1-O? Y en segundo lugar, Sánchez dice que en su modelo de Estado federal tendrían reconocimiento como nación Galicia, Euskadi y Cataluña. ¿Queda así Madrid en una segunda división?

Para empezar, quiero mostrar mi solidaridad hacia nuestros compañeros socialistas catalanes, que lo están pasando francamente mal. Que sepan que desde Madrid los socialistas estamos con ellos.

En lo que se refiere al resto de la pregunta, lo más negativo ahora mismo es el inmovilismo. Un problema político requiere respuestas políticas. Mi partido propone una reforma de la Constitución que vaya en la búsqueda de un Estado federal, donde todas las comunidades autónomas actuales se puedan sentir cómodas. Históricamente, Galicia, País Vasco y Cataluña han tenido un marchamo de comunidad histórica o de nacionalidad. Yo ahí no quiero profundizar, porque es un tema demasiado profundo como para despacharlo en dos líneas, pero sí quiero resaltar que lo que pretendemos los socialistas de Madrid es que nuestra comunidad no tenga ni un sólo derecho menos que el de otra comunidad.

Consulta aquí más noticias de Madrid.