Robyn Frost es una de las pasajeras que viajaba en el tren del Metro de Londres donde ha sido perpetrado un atentado este viernes. "La gente corría por la estación cubierta de sangre y salía corriendo y gritando intentando huir", ha declarado.

Varias personas han resultado heridas con quemaduras en el rostro tras explotar un cubo blanco en un convoy que se encontraba en la estación de Parsons Green.

Sham, uno de los testigos, ha declarado que vio a un hombre con toda la cara ensangrentada y que había gente llorando: "Había mucha gente cubierta de sangre y cojeando. Vi a un tío con la cara cubierta de sangre. Nunca había visto algo así".

Las personas presentes en el momento del suceso han relatado que la gente salía del metro llorando y gritando, lo que ha provocado una estampida por la situación de pánico que se ha vivido.

"Hubo pánico mientras la gente se apartaba del tren, escuchando lo que parecía ser una explosión. Hubo mucho pánico", afirma Riz Lateef.

Richard Aylmer-Hall, de 53 años, estaba sentado en el vagón de camino al centro de Londres cuando vio a varias personas heridas tratando de huir. Asegura que muchas fueron pisoteadas mientras intentaban escapar de la estación.

Al tratar de huir de Parsons Green, muchos de los pasajeros salieron con cortes y magulladurasUna mujer que estaba de pie en la plataforma mientras los pasajeros salían del tren ha señalado que "desde el otro extremo se veía una bola de fuego".

Al tratar de huir de Parsons Green, muchos de los pasajeros salieron con cortes y magulladuras, por lo que tuvieron que ser atendidos por las ambulancias que acudieron al lugar de los hechos.

Otro pasajero, llamado Lucas, ha dicho a la BBC que escuchó "una explosión muy fuerte" y cuando miró hacia atrás parecía haber una bolsa quemada, pero en un principio no lo relacionó. "Vi a personas con lesiones leves, quemaduras en la cara, brazos, piernas, pero todos se ayudaban entre sí", ha añadido.

Chris Wildish, que también estaba en el convoy, ha señalado que vio un "dispositivo" en el último tren y que lo identificó como "un cubo blanco en una bolsa blanca de supermercado". "Las llamas todavía estaban saliendo de él cuando lo vi y tenía un montón de cables colgando. Sólo puedo asumir que fue hecho a propósito", ha manifestado.

Esta explosión en Londres se produce en un momento en el que Reino Unido se encuentra en alerta máxima después de los cuatro ataques terroristas en lo que va de año.