Síndrome 'Bunrout'
Los profesores en sus primeros años de profesión son particularmente vulnerables al estrés y al agotamiento. MUY INTERESANTE

Si queremos disfrutar más en nuestro trabajo, especialmente si nos dedicamos a la enseñanza, será mejor evitar rodearse de personas abatidas, con altos niveles de estrés y negatividad. O corremos el riesgo de convertirnos en una de ellas. El conocido como síndrome de burnout entre los jóvenes profesores es contagioso, indica un nuevo estudio dirigido por los estudiosos de la educación de la Universidad Estatal de Michigan.

El estudio encontró un vínculo significativo entre el la sensación de "estar quemado" entre los profesores y la exposición prolongada a un ambiente de burnout en un centro educativo, y no necesariamente el vínculo era más fuerte entre aquellos profesores que pasaban más tiempo juntos o eran amigos.

"Si estás rodeado de personas que están abatidos tienes una alta probabilidad de que te ocurra lo mismo, incluso si no tienes contacto directo con estas personas", según Kenneth Frank, profesor de Medición y Métodos Cuantitativos en la Universidad de Michigan. "Sabemos que los maestros principiantes son susceptibles al agotamiento debido a las significativas demandas que se les imponen".

Los maestros principiantes son susceptibles al agotamiento debido a las significativas demandas que se les imponenEste estudio, publicado en la revista Teaching and Teacher Education, es uno de los primeros en proporcionar evidencia de que gozar de una buena organización en las escuelas e institutos puede marcar una diferencia notable en los niveles de burnout de los maestros en los primeros años de su profesión. Los investigadores realizaron entrevistas sobre la sensación de burnout a 171 profesores en sus primeros cuatro años en la profesión y 289 profesores experimentados, que sirvieron como mentores de los jóvenes maestros o colegas cercanos.

Los maestros en sus primeros años de profesión son particularmente vulnerables al estrés y al agotamiento, ya que se adaptan a trabajar a tiempo completo y responder a las expectativas del centro educativo al que se han incorporado. Además, las escuelas a menudo no proporcionan a los maestros suficientes recursos, incluyendo el material didáctico apropiado, maestros asistentes, desarrollo profesional y tiempo de preparación.

Unos recursos que son "críticos, no sólo para reducir el agotamiento de los maestros, sino también para cerrar las brechas en el aprendizaje de los estudiantes", en palabras de Jihyun Kim, estudiante de doctorado en la Universidad de Michigan y uno de los autores del estudio.

El agotamiento de los maestros también está ligado al actual ambiente de políticas educativas. Políticas polémicas, tales como la evaluación de los profesores basados principalmente en las calificaciones de los exámenes de los estudiantes, el pago de méritos para los profesores y la falta de voz en la asignación de los estudiantes a los profesores puede aportar una presión adicional.

En opinión de los firmantes del estudio, si los directores de los centros educativos y los encargados de la formulación de políticas educativas se tomaran más en serio la promoción de la reducción del agotamiento entre los maestros principiantes, esto podría tener efectos directos en los niveles de burnout de los centros educativos y universidades, y reducirlos significativamente para mejorar, no solo la calidad de la vida profesional de los profesores, sino también la calidad de la educación impartida.

Otros artículos de la serie