Luces de cruce de los coches
En verano hay menos riesgo de accidentes por deslumbramiento si lo comparamos con octubre, según un estudio de la Fundación Rementería. PXHERE

Todos los coches incluyen de serie un conjunto de luces indispensables para una conducción segura. Sabemos que hay luces de cruce, luces de posición, luces de carretera, luces antiniebla… pero, ¿sabemos cuándo y cómo usarlas?

El 90% de la reacción de un conductor depende de lo que recibe a través de la vista, y por la noche y en condiciones meteorológicas adversas se pierden agudeza visual y campo de visión. Por este motivo, los sistemas de iluminación del coche son clave en la seguridad. El uso de las luces puede parecer obvio pero, en determinadas ocasiones, nos pueden surgir dudas o estar haciendo un mal uso.

Luces de carretera o largo alcance, ¡cuidado con deslumbrar!

Este sistema de iluminación se utiliza para circular por carreteras a más de 40 km/h entre la puesta y salida del sol y por vías insuficientemente iluminadas. También cuando la visibilidad es reducida por causas climatológicas. Pero no te olvides de que las llevas puestas porque, en el momento en que puedan deslumbrar a otro usuario, debes sustituirlas por las luces de cruce, especialmente cuando hay vehículos circulando en sentido contrario o hay vehículos en el mismo sentido a menos de 150 metros que pueden ser deslumbrados a través del espejo retrovisor (hay sistemas en los coches nuevos que de forma automática captan los vehículos que vienen de frente y directamente cambian las luces de largo alcance a luces de cruce para no deslumbrar) ¡Y nada de utilizar las luces de carretera para dar destellos al vehículo que va delante, porque está castigado con multa de 80 euros!

Luces de cruce o de corto alcance, útiles también de día

Su uso es obligatorio durante la noche, en túneles, en carriles reversibles cuando se utilizan en sentido contrario, y con condiciones de visibilidad reducidas. A pesar de lo que dice el Reglamento de Circulación, la Dirección General de Tráfico (DGT) recomienda usar las luces de cruce también de día porque tu vehículo será más visible para el resto de usuarios. Tanto mejoran la seguridad que, desde febrero de 2011, las luces diurnas son obligatorias en todos los vehículos que salen de fábrica. Éstas se conectan automáticamente cuando el vehículo se pone en marcha, pero ten en cuenta que sólo van instaladas delante, no detrás.

Luces antiniebla, sólo cuando son necesarias

Según el Reglamento de Circulación, los coches tienen la obligación de equipar al menos una luz antiniebla trasera. Los antiniebla delanteros son opcionales, aunque los coches nuevos ya los incluyen. Los antiniebla traseros emiten una luz roja, y los delanteros una luz blanca o amarilla. Todo ello tiene la misión de mejorar el alumbrado de carretera en unas circunstancias muy concretas: con niebla espesa, lluvia intensa, fuerte nevada o nubes densas de polvo o humo. No te pierdas estos consejos para conducir en invierno.

Si las condiciones meteorológicas no son especialmente desfavorables, no debemos conectar las luces antiniebla, porque provocan deslumbramiento y molestias a otros conductores. Además, las traseras al ser de color rojo reducen la intensidad de la luz de freno y puede conllevar que el conductor que circula por detrás no detecte la frenada, provocándose una colisión.

Luces de posición, las grandes olvidadas

¿Sabías que las luces de posición deben encenderse siempre que el coche se encuentre parado o estacionado en una calzada o arcén entre la puesta y salida del sol? También cuando la travesía esté mal iluminada o cuando la visibilidad sea reducida. Lamentablemente sólo nos acordamos de conectar las luces de posición cuando vamos a conectar las de cruce, las de carretera o los antiniebla. ¡Hazte ver!

Enciende la luz interior sólo el tiempo imprescindible

Es otra de las luces que con más frecuencia utilizamos, sobre todo cuando viajamos de noche y necesitamos ver un mapa o buscar algo dentro del coche. La función de esta luz interior es alumbrar el habitáculo con la intensidad adecuada para no deslumbrar ni molestar a los demás usuarios de la vía. Aun así, enciéndela sólo el tiempo imprescindible cuando viajes de noche y mejor si lo haces parado, porque con esta luz encendida se reduce la visión exterior. No pueden multarte por llevarla puesta, pero no es aconsejable.

Las luces del vehículo tienen una función concreta y debemos utilizarlas adecuadamente para que cumplan su misión de manera eficaz. Si circulamos sin el alumbrado obligatorio, además de arriesgarnos a sufrir un accidente, nos podrán multar con 200 euros y tres puntos menos en el carnet de conducir.

ENLACES RELACIONADOS