Piratas del Caribe: La venganza de Salazar
Póster para cines IMAX de 'Piratas del Caribe: La venganza de Salazar' Disney

Este mes de mayo llegan dos películas que nos devuelven la gran aventura en estado puro. Una está basada en hechos reales, Z, La ciudad perdida, más física y real, consciente de que su objetivo no es el de atraer a grandes cantidades de espectadores; la otra es una superproducción fantástica, un nuevo episodio de la saga Piratas del Caribe, en su quinta entrega, de nuevo protagonizada por el Capitán Jack Sparrow (Johnny Depp) y titulada La venganza de Salazar.

La primera en estrenarse, este mismo viernes 5, será la recreación del mundo de los grandes exploradores de a principios del siglo XX. Z, La ciudad perdida fija su mirada en la historia de uno de ellos, Percey Fawcett, también militar y arqueólogo quien junto a su hijo y un amigo, protagonizó un misterioso suceso en 1925 cuando, en pleno corazón de la selva amazónica, intentaba hallar la mítica ciudad de El Dorado.

En julio llegarán aventuras fantásticas como 'La guerra del planeta de los simios' o 'Valerian y la ciudad de los mil planetas' Dirigida por uno de los mejores cineastas del cine actual norteamericano, James Gray, quien encarna a Fawcett es uno de los actores que triunfó con la serie Hijos de la anarquía, Charlie Hunnam; mientras que su hijo Jack tendrá los rasgos de Tom Holland, el niño de Lo imposible y próximo Spiderman cinematográfico. Robert Pattinson y Sienna Miller también en el reparto. La película promete recuperar cierto aroma clásico y, ante todo, transmitir el sentido de la maravilla y fascinación por lo desconocido, el del descubrimiento de lugares ignotos y el peligro inherente a las grandes aventuras, y los límites entre obsesión y proeza.

Lo asombroso también estará muy presente en Piratas del Caribe: La venganza de Salazar, que se estrena el 26 de mayo. Uno de los alicientes es que recuperará a viejos conocidos, la Elizabeth Swann de Keira Knightley, el Will Turner de Orlando Bloom y el capitán Barbossa de Geoffrey Rush; con la novedad de poder ver a un Javier Bardem interpretando a un villano, el capitán Salazar del título, que puede ser memorable. La superproducción de Disney buscará la diversión y el humor recurriendo a una historia fantástica y plagada de efectos visuales.

La epopeya pondrá a Jack Sparrow a la búsqueda del Tridente del mismísimo Poseidón y, en esta ocasión, se ha dejado en manos de los directores noruegos Joachim Rønning y Espen Sandberg que sorprendieron en 2012 con otra aventura oceánica, la de Kon-Tiki, basada en hechos reales y nominada al Oscar a la mejor película extranjera.

El concepto de aventuras también forma parte esencial de los superhéroes, tan de moda, o de la ciencia-ficción y otras aventuras fantásticas. Protagonizada por Tom Cruise, la nueva versión de La momia nos llegará el 9 de junio; la culminación de la confrontación entre humanos y monos será La guerra del Planeta de los simios, en las pantallas a partir del 14 de julio; y en Valerian y la ciudad de los mil planetas, dirigida por Luc Besson, y con Cara Delevingne como protagonista femenina, tampoco se han escatimado medios. Es la producción más cara del cine europeo y se estrenará el 21 de julio.

Leyendas de hace 20.000 años o más allá de las galaxias

Habrá que esperar algo más para otras propuestas como Rey Arturo: La leyenda de Excalibur, también protagonizada por Charlie Hunnam y con Guy Ritchie en la dirección e intentando revitalizar los relatos artúricos como hizo con las más recientes aventuras de Sherlock Holmes en pantalla grande —con Robert Downey jr. y Jude Law—. Tiene previsto estrenarse el 11 de agosto. El mismo mes en que se presentará la secuela de la que fue todo un bombazo en nuestras taquilla, pero de producción española y de animación: Tadeo Jones 2: El secreto del rey Midas, el día 25.

Para mediados de septiembre, el viernes 15, están previstas L'Odyssée la biografía sobre el comandante Jacques-Yves Costeau, interpretado por Lambert Wilson, y con Audrey Tautou encarnando a su esposa Simon; así como otra odisea que nos trasladará 20.000 años atrás, durante la Edad de Hielo; es The Solutrean que protagoniza Kodi Smit-McPhee, el niño protagonista, ahora un crecidito joven de 21 años, protagonista de La carretera (2009) o Déjame entrar (2010).

Fuente inagotable de historias, la obra de Arturo Pérez-Reverte, concretamente la novela Oro, ha servido para la lujosa adaptación de Agustín Díaz Yanes y que revisita también el mito El Dorado, pero a cargo de aventureros y conquistadores españoles en la América del siglo XVI. El reparto promete: José Coronado, Bárbara Lennie, Óscar Jaenada, Raúl Arévalo, Juan Echenove y Juan Carlos Balllesta. La fecha prevista de estreno, el 21 de octubre. Y en diciembre, un remake, el del clásico Jumanji que protagoniza Dwayne Johnson; y naturalmente las aventuras espaciales de Star Wars VIII: Los últimos Jedi, el 15 de diciembre.

Cuatro aventuras con sabor clásico

Capitanes intrépidos (1937). Sin duda una de las mejores películas sobre la amistad y, sobre todo, la aventura de iniciación a la vida y hacerse adulto. Ambientada en escenarios marinos, sus protagonistas eran un consentido niño rico (Freddie Bartholomew) y el capitán de un modesto pesquero (Spencer Tracy) dirigidos por Victor Fleming.

El tesoro de Sierra Madre (1948). La aventura por salir de la miseria llevó a miles de buscadores de oro a probar fortuna. La codicia será el peor enemigo de los protagonistas de este inolvidable clásico protagonizado por Humphrey Bogart y dirigido por John Huston. Su escenario fueron los parajes del noroeste de México.

El mundo en sus manos (1952). Comerciantes que prosperan vendiendo pieles de focas, aristócratas que intentan huir de bodas por compromiso, rivalidades entre países. Con Gregory Peck y Anthony Quinn, como secundario, en uno de los grandes clásicos, surcando los mares entre San Francisco y Alaska a mediados del siglo XIX. Dirigió Raoul Walsh.

Sammy, huida hacia el sur (1963). Un niño de 10 años huérfano deberá atravesar toda África para reunirse con su tía. Fue dirigida por Alexander MacKendrick quien luego filmaría la extraordinaria adaptación de Viento en las velas (1965), también con piratas y niños, y un tratamiento más duro de la infancia y el tema aventurero.