Refugiados
Un grupo de refugiados llega a España. MINISTERIO DEL INTERIOR

España volvió a batir el récord de peticiones de asilo el año pasado al alcanzar las 15.755 solicitudes, presentadas principalmente por ciudadanos de Venezuela (3.960), Siria (2.975) y Ucrania (2.570), y concedió esta protección a 6.855 personas, de las que la inmensa mayoría, un 90%, eran sirias.

Así lo ha avanzado la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) en una nota de prensa en la que se hace eco de los últimos datos de Eurostat y lamenta que España "limite al máximo" el derecho de asilo a los refugiados sirios, negándoselo en muchas ocasiones a los que intentan escapar de otros conflictos.

En total se resolvieron 10.250 peticiones y en un 67% de los casos se concedió algún tipo de protección, un hecho que desde CEAR atribuyen a que la mayor parte de los beneficiados fueron personas de Siria que realizaron su solicitud en 2015 o antes.

La organización aplaude que el número de resoluciones se triplicara y que el porcentaje de decisiones favorables aumentara, sin embargo, su secretaria general, Estrella Galán, apunta que "es muy preocupante cómo las autoridades españolas parecen olvidar los numerosos conflictos y amenazas que obligan a miles de personas a huir para salvar sus vidas".

Entre las concesiones favorables, 6.500 fueron protecciones subsidiarias y solo 355 fueron estatutos de refugiado, lo que supone un "lamentable" 3,5% de las peticiones registradas en ese periodo y que se aleja mucho de las cifras europeas, ya que en Alemania alcanzó el 41% y Francia el 21%. Ninguna de ellas, denuncia CEAR, fue otorgada por razones humanitarias.

"Estos datos demuestran que las autoridades españolas además de poner obstáculos para que los refugiados puedan llegar a nuestro país, cuando lo logran, limitan al máximo el derecho de asilo que marca la ley", insiste Galán.

Más de 20.000 peticiones sin resolver

Las 15.755 peticiones registradas en España suponen alrededor del 1,3% de las realizadas en el conjunto de la UE, cifra que asciende a 1.259.265. 

Se deben poner recursos para reducir el tiempo de angustia de estas personas, cuyas vidas en muchos casos dependen de esa decisión"El descenso de las solicitudes de personas provenientes de Siria se explica por el hecho de que las 2.268 solicitudes presentadas en Melilla son menos de la mitad respecto a 2015, debido a las graves dificultades para acceder a la frontera y a la falta de vías legales y seguras", explica CEAR.

La organización manifiesta también que al finalizar el año pasado, España había acumulado 20.370 solicitudes de asilo sin resolver. "Se deben poner los recursos necesarios para reducir el tiempo de angustia de estas personas, cuyas vidas en muchos casos dependen de esa decisión, así como dejar de incumplir la obligación legal de resolver de forma general los expedientes de asilo en menos de seis meses", apunta Paloma Favieres, coordinadora de los servicios jurídicos de CEAR.

"Estos retrasos además provocan graves disfunciones en el sistema de acogida y en la integración de los refugiados", agrega Galán.

La comisión añade que, a pesar de que el número de personas que llegaron a Europa por mar descendió a 363.000 frente al millón de 2015, se volvió a alcanzar un "nuevo récord macabro", con más de 5.000 personas muertas o desaparecidas en el Mediterráneo.