'Sentry and Italian Peasant Woman', November 1918
Brunell fotografía en noviembre de 1918 a una campesina italiana con un centinela británico William Joseph Brunell - Courtesy: Imperial War Museum

Los británicos comenzaron siendo 120.000 en el frente italiano y ayudaron a frenar el avance alemán y austrohúngaro. En verano de 1918, ya en la recta final de la I Guerra Mundial, eran 70.000. En octubre de aquel año, dos divisiones del cuerpo de infantería Ejército Británico jugaron junto a contigentes checoslovacos, franceses y estadounidenses un papel clave penetrando en las defensas austrohúngaras: la Batalla de Vittorio Veneto se saldó con la derrota del Imperio austrohúngaro y lo empujó a la derrota.

Las fotografías tomadas en aquellos meses por Ernest Brooks (1878-1941) y William Joseph Brunell (1878-?) revelan también que el fin está cerca, los soldados posan tranquilos y coquetean con las campesinas locales en una dulce placidez en blanco y negro. Las pinturas aéreas que pintó en 1918 Sydney Carline (1888-1929) documentan triunfos y ataques sobre el enemigo.

El Estorick Collection of Modern Italian Art de Londres es conocido por tener una de las mejores colecciones del futurismo italiano y arte y escultura figurativa de Italia datados entre 1890 y los años cincuenta. Tras cinco meses cerrado por obras, el museo reabre su renovada sede —una casa de estilo georgiano clasificada como de especial interés histórico— con la inauguración de una muestra que entra en la serie de conmemoraciones del centenario de la I Guerra Mundial.

War in the Sunshine: The British in Italy 1917-1918 (Guerra al sol: los británicos en Italia, 1917-1918), del 13 de enero al 19 de marzo en la capital inglesa, recopila 75 obras apenas exhibidas del también poco conocido papel de las fuerzas británicas en el país transalpino durante la Gran Guerra.

Bocetos sobre un caza biplano

Préstamo especial del Imperial War Museum, se exhiben 24 piezas (dibujos y pinturas) del londinense Carline, artista oficial de la guerra y piloto del cuerpo aéreo del Ejército. Estableció un estudio en la ciudad de Vincenza, en el noreste, y desde allí solía hacer bocetos de escenas de combate. Son famosos los cuadros de batallas aéreas en el frente italiano que pintó entre julio y noviembre de 1918, realizando bocetos sobre un Sopwith Camel, un caza biplano reservado a los pilotos más experimentados.

Las fotos italianas de Brooks se exponen por primera vez desde 1919De los fotógrafos Brunell y Brooks el museo presenta 50 trabajos. Fotógrafo oficial del Frente Occidental, Brooks es conocido por sus imágenes de las Fuerzas Británicas en el Somme (Francia) y en Passchendaele (Bélgica), sangrientos escenarios de la guerra en 1916 y 1917. Las fotos italianas del autor son grandes desconocidas, se expusieron por última vez en 1919. Civiles italianos y tropas protagonizan fotos cotidianas y de atmósfera amable.

Brunell se inclina por las vistas del norte del país, con ruinas y montañas distinguiendo los paisajes en un estilo documental. Las jóvenes mujeres locales que trabajaron para las tropas descargando vagones, lavando uniformes y cocinando también se muestran relajadas ante el objetivo del misterioso autor, del que incluso se desconoce el año en que murió.