Homs
El portavoz de Democracia i Llibertat en el Congreso de los Diputados, Francesc Homs. Kiko Huesca / EFE

El pleno del Congreso ha aprobado con el voto a favor del PP, PSOE y Ciudadanos y el rechazo de Unidos Podemos y los nacionalistas, conceder el suplicatorio solicitado por el Tribunal Supremo para poder actuar contra el portavoz del PDECat, Francesc Homs, por la consulta soberanista del 9N.

En un debate y votación a puerta cerrada, tal y como marca el Reglamento del Congreso, la Cámara baja ha dado luz verde por 248 votos a favor y 91 en contra -según fuentes parlamentarias- a levantar el aforamiento de Homs, que ahora deberá responder ante el Supremo por los delitos de desobediencia y prevaricación.

Una vez que el suplicatorio ha sido autorizado por el pleno, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, tendrá ocho días para dar traslado del mismo al Tribunal Supremo que, a su vez, tiene la obligación de comunicar a la Cámara todos los autos y sentencias que se dicten y afecten personalmente al diputado.

Respuesta de Homs

Nada más aprobarse su suplicatorio, el propio Homs ha alertado que el discurso del "diálogo" con Cataluña que proclama ahora el Gobierno central esta "vacío de contenido" y ha lamentado la ceguera del Ejecutivo hacia lo que, a su juicio, está sucediendo en la sociedad catalana.

Ya unas horas antes de la votación, Homs ha recibido el apoyo del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que se ha desplazado a Madrid para expresarle personalmente su respaldo, y también de los partidos nacionalistas del Congreso, como el PNV, Compromís y Bildu, a los que se ha sumado también Unidos Podemos.

En una comparecencia conjunta, todos habían reclamado que el Congreso no diera el plácet para juzgar a Homs "por defender una idea no violenta".

Puigdemont ha advertido de que el suplicatorio "llenará de más piedras la maleta del diálogo" y convertirá en "mera retórica" los supuestos gestos del Gobierno en la búsqueda de una solución al desafío soberanista.

También, el líder de ERC, Oriol Junqueras, ha reafirmado el compromiso del Gobierno catalán "con la democracia, el voto de los ciudadanos, las urnas y el referéndum" y ha criticado que se vote el suplicatorio contra Homs al mismo tiempo que Jorge Fernández Díaz preside una comisión parlamentaria.

Ha arropado también a Homs el presidente de su partido, Artur Mas, que ha proclamado que permitir que Homs sea juzgado es "un acto de flagrante injusticia" y una "vergüenza para España".

Sáenz niega persecución

Opinión que contrasta con la de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que ha garantizado que ningún poder público persigue a nadie y lo único que hace es defender la ley porque esa es la mejor garantía de que nadie impone su voluntad arbitraria a otro.

"No judicializa nadie más la vida política que aquellos que han decidido situar la política catalana fuera de la ley, la Constitución y las sentencias judiciales", ha alertado.

En esta línea, el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, ha acusado a Unidos Podemos y a los partidos nacionalistas de pretender imponer una "Justicia a la carta" e intentar proteger a Homs de la acción del Tribunal Supremo.

El PSOE también ha defendido su apoyo a que se conceda el suplicatorio porque está "a favor de que se juzgue" a Homs y de que "no se privilegie a nadie por su condición de diputado".

Según su portavoz, Antonio Hernando, si el Congreso no concediese el suplicatorio al Tribunal Supremo, "una persona no sería juzgada" y Homs "no estaría en una situación similar" a los otros miembros del gobierno catalán que van a serlo.