Evolución de las temperaturas
Evolución de las temperaturas, año a año. WMO

La ONU lanza otra señal de alarma más sobre la urgente necesidad de actuar para frenar el cambio climático: La temperatura global romperá con toda probabilidad records de calor en 2016, como ya lo hizo en 2015, según un informe de la Organización Meteorológica Mundial (WMO, siglas en inglés) presentado este lunes en Marrakech durante la cumbre climática.

"Es muy probable que 2016 sea el año más cálido de todos los registrados (...) con temperaturas que estarán 1,2 grados por encima de los niveles pre-industriales" y 0,88 grados por encima de los 14 grados del periodo referencia 1961-1990, señala el informe basándose en los datos recogidos entre enero y septiembre de este año.

Con siete semanas para terminar el año, los responsables de la WMO han asegurado que hay un 95% de posibilidades de que 2016 cierre como el más caluroso de la historia. También han recordado que de los 17 años más calurosos, 16 pertenecen al siglo XXI. Todos. El 17 fue el año 1998.

Durante 2016 se produjeron varias olas de calor intensas. El año comenzó con una ola de calor extremo en el sur de África, que se vio agravada por la sequía reinante. En muchas estaciones se registraron niveles máximos sin precedentes. Entre los picos de calor nunca alcanzados hasta esa fecha, el informe cita los de Pretoria, Sudáfrica (42,7 grados), Tailandia (44,6), Phalodi, India (51 grados), Basora, Irak (53,9 grados) o Mitribah, Kuwait (54 grados).

De los 17 años más calurosos de la historia, 16 son los del siglo XXI El aumento de temperaturas ha ido asociado a registros récord en otros fenómenos como la concentración de gases de efecto invernadero, la disminución del hielo ártico, los incendios forestales, la disminución de la barrera de coral y el aumento de fenómenos extremos como los ciclones, los maremotos y las sequías de grado severo.

No son solo afirmaciones abstractas, ya que el informe cita fenómenos concretos registrados en 2016, como el huracán Matthew que destrozó Haití, las inundaciones del Yangtzé en China o el incendio que asoló en mayo Fort MacMurray en Alberta (Canadá), además del fenómeno de El Niño, particularmente virulento en este periodo 2015-16.

Entre las consecuencias humanas, las más graves se han producido en Haití (540 muertos por el ciclón), y por las inundaciones en China y Sri Lanka (más de 500 muertos), a lo que hay que sumar los millones de damnificados por los ciclones y tornados, y el desplazamiento forzado de 14,7 millones de personas por sequías e inundaciones, principalmente en el sureste asiático.

Subidas del nivel del mar de 15 milímetros

Los científicos han recordado que el incremento de la temperatura se ha producido de manera planetaria y en el conjunto del año, destacando como en partes del Rusia o India las temperaturas han subido incluso por encima de los 6 grados.

En el Acuerdo de París para combatir el cambio climático se comprometieron las naciones a tratar de reducir las emisiones de gases y a adaptarse para que la temperatura planetaria no subiera de los 2 grados, y a ser posible no sobrepasara los 1.5 grados. Estos datos son un varapalo a esa ambición, puesto que la temperatura no deja de aumentar a ritmos desmesurados. Y eso, recuerdan los expertos, supone una mayor concentración de desastres naturales (como sequías o inundaciones) con el consecuente efecto en las poblaciones.

La Organización Meteorológica ha pedido a los países un mayor compromiso en la reducción "drástica" de las emisiones de gases de efecto invernadero "No vamos en la buena dirección", han indicado los científicos, que han pedido a los países un mayor compromiso en la reducción "drástica" de las emisiones de gases de efecto invernadero.

La WMO ha urgido a la implementación del acuerdo de París, como vía de acción para evitar el calentamiento global. Asimismo propone que se empiece a recopilar mediciones semanales de temperaturas y de emisiones de gas para ayudar a sectores claves como la agricultura, la salud y los planes energéticos. Sus portavoces han incidido en que de la cumbre del clima de Marrakech deberían salir reforzados los servicios de alerta temprana de desastres naturales, así como los de asistencia, ante la presunción de que se incrementen todavía más los desastres naturales por el incremento imparable de la temperatura de la Tierra.

El informe presentado este lunes también revela que entre noviembre de 2014 y febrero de 2016 el nivel del mar subió 15 milímetros como resultado del fenómeno El Niño, unas cotas muy superiores a la tendencia de 3,5 milímetros por año desde 1993.

Concentraciones de gases de efecto invernadero

En 2015 las concentraciones medias anuales de dióxido de carbono a escala mundial alcanzaron por primera vez las 400 partes por millón (ppm). Las observaciones iniciales indican nuevos récords en 2016. En cabo Grim (Australia), el promedio de los niveles de CO2 de agosto alcanzó las 401,42 ppm, en comparación con las 398,13 ppm de agosto de 2015. En Mauna Loa (Hawái), las concentraciones medias semanales de CO2 del 23 de octubre fueron de 402,07 ppm, en comparación con las 398,50 ppm de la misma fecha en 2015, mientras que el valor de mayo de 2016 de 407,7 ppm constituyó el nivel mensual más elevado jamás registrado. Este dato contrasta con un informe previo hecho público en la misma cumbre en el que se citaba un estancamiento de las emisiones, principalmente porque China ha hecho un esfuerzo en quemar menos carbón.

Aun así, la agencia de meteorología de la ONU indica que estos cambios anuales de temperatura y a largo plazo en el sistema climático pueden intensificar la presión social, humanitaria y medioambiental. Según la Organización Internacional para las Migraciones, se prevé un aumento de la migración de la población como resultado de la mayor frecuencia y la posible mayor intensidad de los desastres relacionados con el tiempo, la competencia y los conflictos por los recursos cada vez más escasos, así como el aumento del nivel del mar que haría inhabitables las zonas litorales bajas.

Eso sí, la organización meteorológica se aventura a pronosticar que 2017 podría darnos un respiro, y quizás no vuelva a repetir el dramático récord de año más caluroso de la historia, gracias sobre todo a la remisión del fenómeno El Niño.