España vivió en la madrugada de este lunes uno de los terremotos más intensos de su historia a las 5.22 h de la madrugada. Un seísmo de 6,3 de magnitud en la escala abierta de Richter, con epicentro en el Mar de Alborán, se sintió con intensidad en Melilla, así como en todas las provincias andaluzas, Ceuta y en la costa marroquí de Nador, ciudad donde hubo un fallecido.

En Melilla, la ciudad española donde se sintió más fuerte el temblor, se registraron 26 heridos leves, además de situaciones de pánico que llevaron a muchos vecinos a salir de sus viviendas. Los servicios de emergenciasrecibieron más de 200 llamadas en apenas una hora y media.Las clases escolares también fueron suspendidas a la espera de evaluar el estado de los centros educativos.

El presidente de Melilla, Juan José Imbroda, calificó de "susto importante" lo vivido  y subrayó el "comportamiento ejemplar" de la población y la ausencia de daños personales importantes.

La zona más afectada en la ciudad fue el barrio de la Victoria, donde se localiza el inmueble Estrella Polar, de seis plantas, en el que han tenido que intervenir los bomberos para analizar las grietas del edificio y donde una de las vecinas, Inés García, afirmó que "el piso parecía mantequilla".

El seísmo afectó también al normal funcionamiento de la Administración local, debido a los daños en el Palacio de la Asamblea, donde han aparecido grietas y  «con casi toda seguridad» será necesario demoler uno de los dos torreones de su fachada, informaron desde el Gobierno melillense. Respecto a los daños en el resto de edificios, "habrá que analizarlos", aseguraron, aunque la mayoría de ellos "no son demasiado preocupantes" desde el punto de vista estructural.

En Andalucía, donde no se lamentaron daños personales y materiales, el servicio de Emergencias 112 recibió más de 400 llamadas de todas las provincias. En Antequera (Málaga) numerosos vecinos se echaron a la calle, mientras en la provincia de Granada se recibieron 16 llamadas alertando de que el temblor se había sentido sobre todo en la costa.

El más intenso desde 2009, pero no el más grave

El terremoto de 6,3 grados de la madrugada del lunes, a 62 kilómetros de la localidad marroquí de Alhucemas, es el más intenso de los que se han sentido en España desde diciembre 2009, aunque no el más grave.

Desde 1956, cuando un terremoto causó 12 muertos y 70 heridos en la provincia de Granada, el movimiento sísmico que peores consecuencias provocó en la Península fue el que sacudió en mayo de 2011 Lorca (Murcia), que dejó nueve muertos, más de 300 heridos y cuantiosos daños materiales.

En Marruecos, un niño muerto y seis heridos

El temblor también  provocó escenas de de pánico en el noreste de Marruecos, pero no se registraron grandes daños ni víctimas, a excepción de un niño que murió de pánico al sentir el seísmo. Según informaron a Efe fuentes de la Protección Civil marroquí, el niño fallecido a causa del temblor, de 12 años de edad, tuvo un ataque cardíaco al sentir el terremoto y murió poco después de llegar a urgencias del hospital de la ciudad de Alhucemas.

Otra persona de 35 años de edad quedó herida al tirarse por la ventana de un segundo piso por el pánico causado por el terremoto, que le recordó el de 2004 en la misma ciudad (donde hubo casi 500 muertos). El periódico electrónico local "Nadorcity.com", que cita a fuentes médicas del hospital público de Alhucemas, aumentó el número de heridos a seis personas, que tuvieron traumatismos al tratar de huir de sus casas cuando sintieron el temblor.

Marruecos sufrió en febrero de 2004 uno de los peores terremotos de los últimos tiempos que se registró entonces en la ciudad de Alhucemas, con 6,4 grados de magnitud en la escala de Richter y que causó 572 muertos y más de 400 heridos.

El temblor de este lunes, aunque es similar en su intensidad al de 2004, no causó los mismos daños debido a que su epicentro se encontraba en el mar Mediterráneo, a diferencia del anterior, cuyo epicentro estuvo más cercano a la tierra.